Los dos medios de comunicación han llevado un camino completamente opuesto en los mercados en los últimos años. Mientras uno ha conseguido que su modelo de negocio haya resultado exitoso, el otro valor ha firmado su certificado de defunción en los mercados. Los gráficos muestran su situación.
 

Las dos han vivido en los últimos años momentos muy diferentes. En el caso de Mediaset ha logrado beber de la recuperación del mundo de la publicidad. Gracias a ello ha conseguido conseguir tener un crecimiento de las ventas y los beneficios exponencial, lo cual ha terminado reflejándose en la cotización. Hasta el punto de que la compañía ha duplicado su cotización prácticamente en el último lustro.

Por el contrario, Prisa no ha pasado sus mejores momentos, sino más bien lo contrario. Tras un proceso de reestructuración y con la necesidad de ir reduciendo la gran deuda que pesaba sobre sus hombres, sus acciones se han llegado a desplomar hasta más de un 81% en los últimos cinco años. Se puede decir que los gráficos de las dos compañías hablan por sí solos y simplemente en la comparativa se puede observar.
 

Prisa y Mediaset

 


Si nos fijamos en nuestros filtros técnicos, Mediaset se encuentra actualmente en fase de rebote, mientras que recibe una puntuación de 4 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. Su tendencia de largo plazo es bajista, aunque la de medio plazo es alcista. Como aspectos positivos: el momento total rápido es positivo, y la volatilidad es decreciente en todos los marcos temporales.

 

 

 

Mediaset indicadores

 


En lo que respecta a Prisa, nuestros filtros técnicos señalan que se encuentra en fase bajista, al mismo tiempo que recibe una puntuación de 2 puntos en una escala que oscila entre el cero y el diez. Únicamente como aspectos positivos encontraríamos que su momento total lento es positivo, y que la volatilidad que presenta es decreciente tanto en el medio como en el largo plazo.

 

 

 

 

 

Prisa indicadores