Hace un año los mercados prácticamente estaban enmudecidos por los malos datos que procedían de China. 365 días después los expertos se preguntan si estamos a las puertas de un nuevo ciclo de subidas.
 
El de 2016 fue el peor inicio de un año bursátil de la historia. Los índices de todo el mundo se desplomaron ante el temor de que China estuviese creciendo a un ritmo inferior al esperado y a que –en consecuencia-, Estados Unidos pudiera entrar en recesión. A estos temores se le unieron la caída en picado de los precios del petróleo y el temor a un rescate de Deutsche Bank.
 
Sin embargo en solo unas semanas los temores se fueron desvaneciendo y las bolsas han sido capaces de superar el anuncio del brexit y la victoria de Donald Trump. Tanto es así que la mayor parte de los índices americanos han llegado a subir entre un 20% y un 60% entre los mínimos de febrero de 2016 y de diciembre de ese mismo  ejercicio.
 
Tal y como puede observarse en el siguiente gráfico, el índice que mejor lo ha hecho en este periodo ha sido el PHLX Semiconductors, que se ha revalorizado entre el 11 de febrero y el 28 de diciembre un 64%. Algo que le ha permitido cerrar el año con un avance de más de un 36,5%.
 
El segundo índice con un mejor comportamiento en estos meses ha sido el S&P 500 financiero, que ha recuperado un 45,9% desde el 2 de febrero y el 20 de diciembre de este año. Es más, en el ejercicio el sector ha subido más de un 20%.
 
La recuperación económica, el incremento de los salarios, la aparición de la inflación  y la subida de tipos de interés –así como el posible apoyo de Donald Trump a la industria- han provocado que los inversores hayan recuperado el apetito por los bancos del país.
 
Subidas parecidas han experimentado las small caps (Russell 2000), o las compañías de energía tras dejar atrás la fuerte caída del precio del petróleo.
 
Por su parte, los principales índices americanos tampoco se han quedado atrás, como se puede observar en el siguiente gráfico.  El único que ha terminado en negativo ha sido el índice que engloba a las compañías relacionadas con el sector de salud.

Los mejores

 
Pero, ¿qué se puede esperar de la bolsa americana en los próximos doce meses?
La mayor parte prevé subidas, aunque no son muchos los que estiman alzas de doble dígito como se han experimentado este año. Los analistas de Bespoke Investment han publicado una nota en la que explican que el índice podría estar abocado a subidas en los próximos meses. Han publicado una tabla en la que se apunta el comportamiento del selectivo después de largos periodos de consolidación dentro de los conocidos como bull markets, o mercados alcistas.

consolidación

 
Se trata de periodos largos en los que los índices no han conseguido superar máximos y cuál ha sido el comportamiento después de hacerlo. Hasta julio del año pasado el S&P 500 se pasó 416 días en consolidación y ellos aseguran que “este hecho es un buen indicador para 2017”.
 
Por el contrario hay expertos que piensan que en las próximas semanas podríamos asistir a una caída de las bolsas que mostrarían cómo se desinfla el rally en el que han incurrido los índices americanos tras la victoria de Trump.  Algunos inversores comienzan a volver sobre sus pasos a la espera de que el día 20 el próximo presidente de EEUU tome posesión de su cargo.
 
De hecho, se ha producido un retroceso de la rentabilidad del Treasury desde 2,6% hasta 2,47%, el sector financiero ha caído un 1,9% desde sus máximos de principios de diciembre y el oro cerró el año en máximos desde el 2 de noviembre.
 
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
¿Qué esperan los analistas del S&P 500 para 2017?