Me encontraría tranquilo tomando posiciones en los grandes líderes para el año que viene, que tendremos menos expectativas de rentabilidad, valores fundamentales en niveles de ratios reducidos y valores con rentabilidades por dividendo razonablemente altas.
Persiste un aumento de la incertidumbre y la volatilidad en un año donde es muy probable que ya esté todo hecho, pues los clientes institucinales no meterán más dinero, y este aumento de la incertidumbre hace que los inversores se vayan de vacaciones relativamente tranquilos. Las correcciones serán aprovechadas para tomar posiciones más a largo plazo.