Bogle denomina a este tipo de fondos de gestión activa como “gordos, tontos y felices”, ya que obtienen ingentes e inútiles comisiones de los inversores jubilados.

En opinión de Bogle la desaparición no será rápida. Según los datos que se manejan en este artículo, los fondos de gestión pasiva han ido perdiendo grandes sumas de activos en los últimos años, aunque siguen siendo una sólida minoría de inversión. A finales del pasado mes de agosto, los fondos de gestión activa representaban unos 10 trillones de dólares en activos gestionados, frente a los 4 trillones de los pasivos, explican en este artículo.


En su opinión el cambio de sistema de gestión podría producirse y ganar momentum pronto, ya que muchas grandes firmas de inversión están lanzando alternativas de inversión de bajo coste para competir en un entorno cambiante. “A muchos ahorradores jubilados se les está preguntando por primera vez en su vida qué gestor quieren, aunque los datos muestran que no se debe elegir a un gestor activo en absoluto”, explican en el artículo. De hecho, explican que “si se les presentan los datos y observan cómo, de hecho, mayores costes implican menos retornos, los inversores se están volviendo más sabios
”, aseguran.

Ciclo de Clases Magistrales
Según Bogle, cuyos fondos low cost son los que elige, por ejemplo, Warren Buffet, “los gestores activos de fondos no tienen prisa en cambiar sus métodos y prefieren –en palabras del experto- dejar secos a sus clientes. De hecho, parecen muy contentos al vaciar sus carteras, hasta que llegue un momento en el que no les queden clientes”, explica Bogle.
Según ha dicho Bogle en una entrevista con Bloomberg, “los gestores activos parecen estar diciendo, bueno, nos reducimos pero os quitaremos muchos dinero en nuestra caída año tras año”, asegura. En su opinión, en 25 o 30 años habrán desaparecido.

De acuerdo con las palabras de Bogle, muchos inversores retirados no se plantean batir a Wall Street, ni tan siquiera consideran que se trate de un objetivo razonable.

Según el experto, un mayor número de inversores jubilados entienden esto y no creen que el mercado sea su adversario, sino una herramienta que usar para conseguir un objetivo, la jubilación, explica.

Bogle afirma que lo puede hacer mejor que el 90% de los inversores sólo teniendo una cartera ajustada al riesgo en la que quepan sólo fondos referenciados a un índice de bajo coste.