Los turistas españoles gastaron 1.000 millones de dólares (más de 713 millones de euros) en pagos con tarjetas Visa en sus viajes a Estados Unidos en 2008, lo que supone un 36% más que el año anterior, según se desprende de un estudio realizado por Visa.


Según dicho informe, España se encuentra entre los quince primeros países por volumen de contribución de ingresos al sector turístico en Estados Unidos.

Por delante de España, figuran Canadá con 15.300 millones de dólares (10.904 millones de euros); Reino Unido con 4.700 millones de dólares (3.349 millones de euros); Japón con 3.100 millones de dólares (2.209 millones de euros) o México con 2.500 millones de dólares (1.781 millones de euros).

En 2008, los titulares de las tarjetas Visa en todo el mundo gastaron más de 53.000 millones de dólares (37.782 millones de euros) en sus pagos con tarjeta mientras visitaban Estados Unidos.

A su vez, los turistas estadounidenses contribuyeron con 881 millones de dólares (unos 628,64 millones de euros) al sector turístico español el año pasado, lo que supone un 3,3% más que en 2007.

El gasto medio de los viajeros norteamericanos durante su estancia en España ascendió a 111,34 dólares (80,5 euros). Por sectores, los principales gastos fueron para alojamiento (15,9%), restaurantes (5,9%) y aerolíneas (5,5%).

Un 15% de los turistas estadounidenses encuestados mencionó España entre sus diez destinos favoritos para 2009 y 2010, en los que también aparecen Reino Unido (26%), Caribe (26%), Italia (24%), México (23%), Canadá (23%) o Francia (17%).

El estudio, que analiza las perspectivas de viaje de los estadounidenses en once de los principales mercados emisores internacionales, entre ellos España, revela que a la hora de planificar el viaje sus preferencias son el ocio y el descanso (84%), la cultura local (63%), las compras (42%) y poder viajar con la familia (42%), por lo que la oferta turística española responde a "su modelo ideal" de destino turístico.

EL 83% DE LOS ESTADOUNIDENSES AJUSTARÁ EL GASTO POR LA CRISIS


En cuanto a las previsiones para este año a causa de la crisis, el informe muestra que se mantiene la intención de viajar, aunque sólo una de cada cuatro personas lo hará debido a la situación económica.

Así, el 83% de los encuestados reconoce que ajustará su presupuesto en lo que se refiere a viajes internacionales, un 52% optará por hacerlo en temporada baja y un 33% elegirá destinos en los que el coste de estancia sea inferior al año pasado.

Otra de las conclusiones del estudio es que la mayoría de los turistas internacionales, un 55%, prefiere realizar sus pagos en el extranjero a través de tarjetas de crédito, mientras que el pago en efectivo (20%) es la segunda opción.

Las razones que citan los encuestados para esta preferencia son la comodidad (69%), la seguridad (53%) y la facilidad de acceso a los fondos (46%).