Las carteras deben estar distribuidas en diferentes sectores. Especialmente destacamos el bancario dentro del que BBVA tiene el mayor potencial. En el sector energético, Repsol está muy barata y una posible operación corporativa le otorga un importante potencial alcista. Gas Natural también puede dar sorpresas positivas. De las telecomunicaciones apostamos por Telefónica, por Ferrovial en el sector de la construcción y por Inditex en el sector de consumo.
Momento de consolidación. No entrará más dinero en busca de nuevos máximos ya que hemos subido un 13,4%, doblando así la rentabilidad de muchas de las bolsas europeas, y esto impone cierto freno a mayores alzas en nuestro selectivo. La oportunidad ahora se halla en las empresas de pequeña y mediana capitalización, ya que los blue-chips tienen ya poco recorrido al alza. Además ahora entramos en una etapa de mayor estabilidad en lo que a datos macro se refiere, con pocos movimientos previsibles por parte del BCE... Y a esto se añade que la rentabilidad de los bonos hace que la inversión en bolsa sea factible y más en un momento en que las operaciones corporativas están a la orden del día. Por lo tanto, puede que veamos rotaciones de cartera pero no salidas del secundario.