Telefónica está luchando por salvar la OPV de su filial de cables marinos Telxius ante la baja demanda recibida, según publica Bloomberg basándose en declaraciones de una fuente familiarizada con la operadora. Álvarez-Pallete y su equipo están barajando distintas salidas.

La salida a bolsa de Telxius, programada para este lunes 3 de octubre, está en duda. Según publica Bloomberg en declaraciones anónimas de una fuente ligada al proceso de colocación, Telefónica ha recibido escasa demanda institucional para conseguir colocar menos de la mitad de su filial en bolsa. En las vísperas de llevar a cabo esta operación, la operadora estaría barajando varias alternativas para salvarla, como reducir el porcentaje de colocación en el mercado, bajar el precio de los títulos o retrasar el debut.
 
Recordemos que Telefónica desea colocar un 36,36%, ampliable al 40%, de Telxius y seguir siendo su accionista mayoritario. Este paquete tendría un valor de mercado de 1.090 millones de euros, representado por 90,9 millones de acciones en un rango de precio entre los 12 y los 15 euros.

La oferta ha sido exclusivamente dirigida a inversores cualificados y el procedimiento de book-building o prospección de demanda, que comenzó el 20 de septiembre finalizaba este jueves.
 
Hace una semana el diario Expansión publicaba que Telefónica había cubierto toda la demanda de acciones, pero este tipo de colocaciones “no se puede considerar un éxito si no se sobresuscribe el libro en dos o tres veces para un tipo de empresa así", remarcaban fuentes cercanas al proceso.  Por ello, otra de las salidas factibles para que Telefónica no renuncie a sacar a bolsa su filial pasa por alargar el periodo de prospección y aplazar la fecha de debut de Telxius.
 
La OPV de Telxius es parte de la iniciativa de Telefónica para recaudar efectivo para reducir la deuda y mantener su dividendo. A esta operación se le unirá la salida a bolsa de O2, la filial británica, que podría tener lugar antes de que acabe el año si las condiciones de mercado son apropiadas.