El 47% de los españoles de entre 30 y 55 años no tiene ningún tipo de ahorro a medio y largo plazo, debido a que no le queda dinero disponible para tal fin, mientras que un 12% asegura que no ahorra porque "no tiene costumbre" de hacerlo, según el estudio 'Hábitos de Ahorro de los Españoles' presentado por ING Nationale-Nederlanden. No obstante, el estudio asegura que si aumentara su ingreso disponible, un 26% de los españoles que no ahorran actualmente tendría la intención de hacerlo en el futuro. Entre los que no ahorran, el 55% son mujeres y el 45% hombres, mientras que un 21% tienen entre 50 y 55 años de edad y un 35% del total son de clase social baja y media baja. En concreto, un 41,5% de los entrevistados destina menos de 200 euros mensuales a su ahorro personal.
Por comunidades autónomas, los habitantes de Castilla La Mancha y Galicia son los más ahorradores de España, mientras que en Murcia se ahorra significativamente por debajo de la media nacional. Un 74% de los manchegos y un 64% de los gallegos tienen ahorros a medio y largo plazo, frente a un 33% de los murcianos.

Según ING, tener una reserva de dinero para contingencias futuras (71,2%), ayudar a los hijos (54,2%) y preparar la jubilación (50,6%) son las tres principales razones que motivan el ahorro a medio y largo plazo de los españoles. Por el contrario, apenas un 11,7% ahorra para pagar sus estudios y sólo un 4,5% para empezar un nuevo negocio.

El estudio desvela también que los españoles de entre 30 y 55 años que ahorran a medio y largo plazo tienen contratados productos financieros tradicionales como planes de pensiones (51%), depósitos bancarios (50,1%), seguros de vida y seguros de ahorro (49,7%). Además, el 25,5% posee bienes inmuebles como inversión a largo plazo y sólo un 17,4% se atreve a ahorrar a través de inversiones en bolsa.

La empresa aseguradora afirma que estos resultados coinciden con los del Banco de España, que apuntan a que cerca del 50% del ahorro de las familias españolas se encuentra en cuentas corrientes o libretas de ahorro, con baja o nula remuneración. Según cálculos del Grupo ING, cerca de 275.000 millones de euros que se ahorran en España no reciben ningún tipo de rentabilidad.

POCAS INVERSIONES EN BOLSA.

El temor a perder el capital invertido es uno de los factores que limitan el ahorro mediante productos financieros que invierten en Bolsa, ya que la mitad de los españoles considera que ahorrar mediante este tipo de inversión es un riesgo importante, y un 58% percibe que la crisis económica tendrá un efecto negativo sobre las condiciones de ahorro e inversión a medio y largo plazo.

Sin embargo, más de la mitad de los entrevistados (56%), estaría dispuesto a invertir en Bolsa si tuviera la garantía de que en ningún caso perdería el capital y que recibiría todo el beneficio de la inversión.

Además, el 42% incrementaría la cantidad que ahorra mensualmente si encontrara un producto rentable y garantizado a la vez, y entre los que no ahorran actualmente, un 38,5% empezaría a hacerlo si tuviera a su disposición un producto con estos dos atributos.

La seguridad y la liquidez son los atributos que más valoran los españoles en los productos de ahorro a medio y largo plazo, seguido de la ausencia de comisiones, las ventajas e incentivos fiscales, la alta rentabilidad, el asesoramiento personalizado y la posibilidad de invertir en los principales mercados.

Finalmente, la transparencia en las comisiones y costes de los productos es la característica que un 83% de los españoles considera como la más importante para confiar sus ahorros a una entidad financiera. Le siguen el respaldo internacional, la buena reputación y el asesoramiento personalizado, que son importantes para siete de cada diez entrevistados.