La divisa británica muestra un gran contraste si miramos el gráfico del largo plazo frente a la moneda estadounidense y a la europea. Durante los últimos tiempos ha sido un fuerte refugio para los bajistas que han sacado buena tajada con respecto a estos dos pares. ¿Seguirá esa tendencia a partir de ahora?
 
El Brexit fue un antes y un después para las aspiraciones de la libra. El resultado del referéndum británico fue un duro varapalo que llevó a la relación GBPUSD a llegar a mínimos que no se veían desde los años 80. Después de un periodo en el que el cambio llegó incluso a estar en el nivel de los 2, la dinámica cambió por completo y se conformó un nuevo paradigma en el mercado de Forex.

De hecho, si nos vamos a los últimos cinco años lo que hemos observado es una devaluación de la moneda del Reino Unido sobre su homóloga de Estados Unidos de más del 20%. Actualmente se encuentra sobre la zona del 1,25, mientras que ha encontrado un soporte bastante fuerte sobre el 1,21.

Libra a cinco años


Si nos fijamos en el GBPEUR observamos que en este último lustro la tendencia ha sido ligeramente diferente. Atendiendo al gráfico durante este periodo se observa que en estos momentos el par está en niveles similares a los que tenía en 2012, poco después de que el euro diera por concluido el fuerte rally frente a la libra esterlina que se inició después del estallido de la crisis financiera y cuando el BoE comenzó con su política de estímulos monetarios.

En el presente se cambia sobre el 1,16, y al igual que con el dólar ha encontrado una zona de soporte que es relativamente clave en este caso ligeramente por encima del 1,10. De superar esa zona, según los expertos, la relación GBPEUR sí que podría tener un empuje más hacia abajo.

Con respecto al último año el comportamiento tanto del GBPUSD como del GBPEUR ha sido muy similar, pero lo cierto es que la política monetaria por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos ha supuesto que la brecha entre las dos relaciones se haya abierto ligeramente. La fortaleza del dólar es clara y parece que se va a mantener estable durante todo el ejercicio, según apuntan la mayoría de las casas de análisis.

Libra a un año


En el último año la libra-euro se deprecia en torno al 8%, mientras que la libra-dólar pierde sobre el 11%. Unos porcentajes que ven como respuesta más importante ese momentum que atraviesa la moneda norteamericana por las subidas de tipos de interés en el país norteamericano.

En este sentido, si miramos cómo se encuentra el EURUSD, la conclusión que se saca, tal y como apuntan nuestros filtros técnicos, es que ha pasado de fase de consolidación a fase de rebote, mientras que recibe una puntuación de 4 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez. La tendencia de largo plazo es bajista, aunque la de medio plazo es alcista. Además, hay divergencia en cuanto al resto de indicadores.

Euro-Dólar indicadores