Tras la palabra de Jean Claude Trichet, presidente del BCE la impresión que queda es optimista “e incluso ha revisado sus estimaciones de crecimiento para la Eurozona además parece que comienzan a quitar las medidas. No ha habido excesivas sorpresas y así se lo ha tomado el mercado. Ha venido a decir “que los tipos vienen anclados en el 1%, la revisión al alza del PIB y la inflación controlada, que nos hace ver hacia dónde pueden ir los tipos” ,reconoce Juan Hernando, analista de Inversis Banco.

Quizás el punto más importante es el de Grecia tras insistir en cumplir a rajatabla y evitar los desequilibrios fiscales que ha habido en el pasado. Una reunión que no ha dejado invariable al euro y más en una semana en la que la moneda única ha sido objeto de distintas especulaciones sobre el posible ataque de diversos hedge funds. “Por más fuerte que sea la moneda, siempre se puede de una u otra forma ver desestabilizada”. sin embargo, cuando salen estos rumores a la luz pública “ya es poco el recorrido que le queda a la moneda”. Posiblemente “de los 1.50 a los 1.35 dólares es posible que esté presente el papel de estos fondos pero ahora queda un movimiento más limitado más cerca del 1.30 que del 1.40”.

Sin dejar de lado las divisas, la moneda única también se ha referenciado a la libra. Una relación que deja en mínimos a la moneda británica respecto al euro. El gestor de fondos de Inversis Banco admite que “lo que se ha penalizado han sido los signos de debilidad que ha habido en Reino Unido y por ahí es lo que ha forzado este movimiento”. Hernando reconoce que la evolución de la libra dependerá de cómo finalicen las elecciones y que se pueda dar mayor visibilidad a los mercados.