La semana pasada advertíamos del riesgo bajista y lo que tenemos es una fuerte caída. En estos casos se suele omitir lo que en otros contextos resulta evidente y es que a nadie le tiene que sorprender que después de ocho meses de subida se busque un ajuste, por lo que tenemos que ser muy cautos. Hay que dejar que la tendencia se desarrolle, tenemos un soporte en los 13.560-13.550 puntos y de ahí es posible que haya un rebote. Hay riesgo de que ese rebote sea vulnerable y previo a una corrección. Ante este riesgo lo que hay que hacer es, sino se ha vendido, vender para aprovechar el rebote porque ya habrá tiempo para comprar.