Si el S&P 500 aguanta el 1260  “podemos ver un intento de subida adicional. Pero hay que fijarse más en el suelo que en el techo del índice, en torno a 1330 puntos”, reconoce José Luis Martinez Campuzano, estratega de Citi en España.
 

La sesión transcurre pendiente de la cumbre de los líderes del Eurogrupo “donde para mí se van a fiscalizar las conclusiones de la cumbre de diciembre, no habrá grandes acuerdos sino que se aplazará al mes de febrero”, reconoce José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. Este experto admite que sobre el mercado pesan muchos factores “como es el nuevo aplazamiento de un acuerdo sobre Grecia, la desconfianza de las autoridades alemanas, lo que ocurre en Portugal y los datos sobre crecimiento de la Eurozona”. En este escenario es lógico ver un “sentimiento de decepción, cierta frustración y corrección en los mercados ante una mejora que no sabemos en qué se había apoyado”.

El fin de semana “nos ha dejado un mal sabor de boca de la mano de la directora gerente del FMI, que al final es fruto de la percepción de un mercado decepcionado no sólo sobre Grecia y Portugal sino porque no hay prisa para tomar medidas más contundentes que permitan buscar un equilibrio fiscal y económico”.

Y todo ello, con Alemania en el epicentro de las negociaciones. Campuzano recuerda que Alemania sacó malas experiencias del pacto de estabilidad y crecimiento pero, sobre todo, en el caso de la economía de Merkel no valoran tanto el coste económico de las medidas sino las ventajas a medio-largo plazo de que se implementen. “Estamos en una situación en que los pasíses siguen valorando mucho el ajuste fiscal para lograr la confianza del mercado y, en nuestro país, nos toca el doble objetivo: cumplir con los objetivos de déficit y conseguir cambiar la percepción del mercado acerca de la situación económica”.

Respecto a la medida tomada por el presidente francés, Nicolás Sarcozy sobre el aumento del IVA, el estratega de Citi reconoce que es “una media que llega en una situación complicada. Entiendo que un impuesto de este tipo debería ser algo global – no unilateral, como se ha hecho- y al final recaerá sobre los usuarios de los servicios financieros”. Desde el punto de vista económico, es difícil valorar esta tasa.

En Wall Street, pendientes del empleo

Al otro lado del Atlántico se ha publicado el dato sobre costes laborales. Una referencia “relevante después de los datos, no tan positivos, que hemos tenido en las últimas semanas”. Este experto recuerda el dato de consumo de finales de año, las viviendas pendientes la semana pasada , el desempleo semanal que sorprendió al alza y el PIB, con un desglose no muy positivo. Hoy el dato de gastos de consumo “vuelve a advertir que el sector se mantiene relativamente débil y los datos permiten augurar que en el primer trimestre del año habrá un crecimiento más débil”.

Y todo ello en una semana en la que se publican muchas referencias. “Todo es importante , al final si tuviera que elegir uno me quedaría con el dato de empleo”. Este dato y los otros explicarán por qué la FED dio un sesgo bajista más agresivo de lo que todos esperaban. En cuanto a los mercados, si el S&P 500 aguanta el 1260 “podemos ver un intento de subida adicional. Pero hay que fijarse más en el suelo que en el techo del índice, en torno a 1330 puntos”.