Martí Pachamé, responsable de gestión de patrimonios de GVC considera que en las constructoras habría que estar a la expectativa por los episodios de volatilidad que se esperan en los mercados. El Ibex sigue siendo el índice que estaría en el ojo del huracán por lo que habría que ir a buscar valores más desligados de esta situación.
Cierta calma después de la tempestad de ayer, hemos buscado soporte y debería servir como primer punto de referencia a la hora de valorar si nos mantenemos en estos niveles o continúan las caídas. En las constructoras por simple prudencia nos mantendríamos fuera pero la evolución va en función del cliente. En este momento el cliente normal con un perfil más moderado debería estar más a la expectativa pues los episodios de volatilidad van a ser la norma. Las revalorizaciones del sector de la construcción quizás sean las más susceptibles pero quizás no sea lo más recomendable. El Ibex sigue siendo el índice que estaría en el ojo del huracán con el peso del sector inmobiliario a través de la financiación del sector financiero, que podría tener más problemas. Pensamos que hay que ir a buscar valores más desligados de esta situación en Europa como Commerzban, del sector asegurador Alliaz, farmacéutico como Sanofi o un sector que está recobrando posiciones que es el de la energía.