Gas Natural ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio neto de 402 millones de euros, cifra que supone un descenso del 2,3% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido al impacto de las reformas del Gobierno y la debilidad de las divisas latinoamericanas.

Este resultado está en línea con las estimaciones de los analistas consultados por la agencia Reuters, que esperaban un beneficio de 403 millones entre enero y marzo.

El resultado de explotación antes de amortizaciones (ebitda) se ha situado en 1.224 millones de euros, un 4,7% menos y por debajo de los 1.248 millones que esperaba el mercado, mientras que el beneficio operativo ha caído un 6,1%, hasta 790 millones de euros.

La compañía ha cifrado en 76 millones de euros el impacto en el ebitda del real decreto ley de septiembre de 2013, que "afecta a las actividades de distribución y generación de electricidad en España".

Por otro lado, el efecto negativo de los tipos de cambio se ha traducido en un impacto de 44 millones en el ebitda, sobre todo "por la depreciación del real brasileño y del peso colombiano".

Gas Natural ha señalado que, sin tener en cuenta estos impactos, el "ebitda gestionable" del primer trimestre hubiera ascendido a 1.344 millones, un 4,6% más.

El ebitda del negocio exterior se ha reducido un 10,9% por el efecto de los tipos de cambio y supone un 39,3% del total del grupo, mientras que el ebitda de la actividad en España ha descendido un 0,3%.

La cifra de negocios de Gas Natural ha descendido un 5,5%, hasta 6.284 millones de euros de nuevo por la depreciación de las divisas "y la disminución de los ingresos en generación de electricidad en España".

A esta hora Gas Natural es el título más bajista del mercado con una caída del 1,06% hasta los 20,63 euros por acción