Hoy comienza la primera reunión de la FED de este año en la que la mayor parte de los expertos esperan que se discuta una nueva reducción del actual QE. 
El consenso espera que la Reserva Federal vuelva a reducir en 10.000 millones de dólares mensuales la cantidad de dinero que destina a la compra de activos hasta dejarla en 65.000 millones. El tapering fue anunciado a mitad de diciembre, aunque ha comenzado este mismo mes. En Barclays creen que el proceso de normalización podría acabar en la reunión del mes de octubre. (Ver: impacto del tapering en renta variable y renta fija)

Nadie espera que los tipos de interés suban en las próximas reuniones, a pesar de la mejora de los fundamentales de la economía. Los expertos de Barclays afirman que “continuará reiterando su mensaje de tipos bajos por más tiempo” hasta que estén muy seguros de la recuperación.

Los economistas de esta firma, sin embargo, apuntan que “dada la batalla entre la mejora de los fundamentales de la economía y las resoluciones de la FED, creemos que los tipos a largo experimentarán una subida muy moderada en el primer semestre del año. Además –apuntan en esta firma-, la rentabilidad del bono a 10 años podría subir hasta el 3% en este tiempo y podría alcanzar el 3,5% a finales de este ejercicio”.

Sin embargo en la firma esperan que aumente más la rentabilidad en el tramo que va desde los 5 a los 10 años. De hecho, estos analistas apuntan que desde noviembre los bonos de 5 años han subido alrededor de 30 puntos básicos, mientras que en tramos más largos no se ha notado apenas.

¿Qué esperan de esta reunión?

Los expertos consideran que una sorpresa dovish vendría de la mano de un cambio en el forward guidanc, aunque en realidad son cada vez menos los analistas que lo esperan, sobre todo después de los comentarios de la última reunión.

En aquel momento algunas firmas hablaban de la posibilidad de que la FED redujese el objetivo de desempleo hasta el 6%. Sin embargo la autoridad monetaria solventó esta situación afirmando que los tipos de interés no comenzarían a subir hasta mucho tiempo después “well past the time” de que la tasa de paro haya bajado del 6,5%.

Todo porque se espera que este nivel podría alcanzarse pronto, sobre todo porque el pasado mes se situó en el 6,7%, mientras que la tasa de inflación a largo plazo sigue aún lejos del objetivo de la FED del 2%.

En este sentido, en Barclays creen que a los tipos podrían llegar al 0,75% a finales del año que viene y situarse en el 1,8% a finales de 2016. Unos niveles que, según estos analistas, estarían en línea con las previsiones de la FED.

gráfico previsiones tipos de Barclays