El Ibex35 comienza la sesión en números rojos tras dos jornadas consecutivas de subidas. Tras ver cómo los mercados americanos aflojaron un poco tras el cierre europeo así como los asiáticos “era previsible que los mercados del viejo continente abrieran con caídas”, explica Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI. Sin embargo, aunque hemos abierto más abajo “lo que vemos es bastante fuerza en el mercado y cuando cae, entra dinero para tomar posiciones”. Pese a ello, es previsible “algo de corrección en los próximos días”.

Respecto a las referencias económicas: los precios de producción industrial en nuestro país se redujeron dos décimas en julio. Un dato que “no es buena señal. Y son muchas las señales que, en el caso de España, son preocupantes”. Lo que estamos viendo, asegura Barrio es que la economía española se está desmarcando de esa recuperación que vemos en algunos índices macro de países europeos como Francia, Alemania o Portugal.

Llega la caída al selectivo español aunque cuenta con dos resistentes: Banco Popular y Bankinter. Y es que “el sector financiero ha sido protagonista de la recuperación de las bolsas, mucho más centrada en los grandes bancos”. Su menor exposición a la economía española juega a su favor pues “los clientes extranjeros – que son los que mueven la bolsa – sí que han premiado la compra de Santander y BBVA frente a la banca doméstica en un entorno mucho más preocupante”. Sin embargo, Barrio admite que “sí que podríamos ver este rebote en los medianos si alguien balancea estas carteras y toma posiciones en otras entidades”.

En cuanto a las recomendaciones, sería bastante cauto y buscaría más los fundametnales que cualquier otra cosa, “basándonos en la rentabilidad por dividendo”. El responsable de BPI recuerda que “los mercado monetarios dan una rentabilidad mínima y encontrar compañías que paguen un dividendo sostenible del 4-5%, es sin duda un escaparate interesante”. Sin embargo, dejando un poco de lado la subida que han tenido bancos y constructoras, Barrio se fijaría en “el sector energético y telecos, como Telefónica, porque lo ha hecho bien pero no ha tenido el rebote que ha experimentado el mercado”. Sectores para apostar de cara a final de año y que nos cubriría de cara a una eventual caída del mercado.