“Se esperaba que Grecia y los acreedores llegaran a un acuerdo el viernes para dejar todo finiquitado para la reunión del Ecofin de hoy, pero no fue así y parece ser que se ha hecho una última oferta para que el Eurogrupo y el Ecofin sean los que finalmente se decidan y así Grecia pueda acceder a los 14.000 millones de ayuda”, dice Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI.

Además, se contemplan intervenciones obligadas a los países con problemas en contra de su voluntad. Al final, “es mejor estar dentro de este Titanic para los países en vías de desarrollo de la Europa del Este, que fuera, pues supone un salto cualitativo y cuantitativo para sus economías”, dice González en declaraciones a Radio Intereconomía.

En cuanto a las medidas adoptadas por el Gobierno español, el experto dice que “se ha equivocado en la subida de impuestos. Hay un cierto desconcierto en cómo se están haciendo las cosas y lo que se busca el Ejecutivo. Vamos a entrar en una recesión más profunda aún de la que hemos tenido estos años. La única confianza para las últimas semanas son las reformas estructurales en el mercado laboral y financiero. No obstante, no creo que vayamos a ver una reforma contundente en el sistema financiero”.

En este sentido, “las personas que tienen su patrimonio canalizado a través de sociedades de inversión no tienen ningún problema en general. Para las personas físicas, lo más razonable es que canalicen sus inversiones a través de fondos de inversión, pues no afloran plusvalías hasta que su patrimonio se consume y, si esta subida de impuestos no tiene futuro más allá de dos años, esta medida no repercutiría en la inversión”.
“También optar por algunas emisiones de deuda corporativa de high yield que ofrecen un 12-13% de rentabilidad posibilita pagar la retención incrementada con estas plusvalías”.

En cambio, “las emisiones corporativas con rentabilidades en torno al 4-5% no pagan el riesgo implícito en sus balances. En este sentido, el sector financiero no es una oportunidad de inversión, ni en renta variable, ni en renta fija, ni en depósitos”.