La rentabilidad del bono alemán a 2 años alcanza un nuevo récord mínimo al caer hasta el -0,053%. “Esto demuestra la huida hacia la calidad”.

“Los invasores prefieren garantizar el principal, aunque conlleve perder algo de rentabilidad”, explica Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión.

El experto avisa de que “el sector financiero no va a poder resistir las tensiones del mercado y podríamos tener una situación parecida a la de 2008 después del verano”.

El BCE parece que ya ha aceptado que los acreedores de la banca, por el momento de la banca abierta a liquidación ante su inviabilidad, puedan registrar pérdidas y, es que, “los niveles de endeudamiento son incompatibles con el crecimiento y no se va a poder pagar. Los acreedores han disimulado ofreciendo más rentabilidad, pero esto se ha agotado. Hay que admitir un impago por parte de los deudores”. En este sentido, hay dos estrategias de impago: “impago tradicional a cambio de ajustes –como se está dando en el sur de Europa-, o pagar generando inflación – se devuelve el crédito en niveles nominales, pero con un poder adquisitivo mucho menor-“.


Declaraciones a Radio Intereconomía