El sector bancario nos gusta. Por fundamentales está muy bien, el ciclo de tipos no es tan perjudicial como se ha querido hacer ver y por lo tanto, a estos precios es una de las oportunidades claras que hay en el mercado.
El sector de la construcción es el más penalizado y por lógica debería ser uno de los que más posiciones recuperase. Ha sido un sector que ha subido con fuerza desde comienzos del año y esto podría ser lo que le lleve a la situación actual. Sin embargo, estas bajadas han dejado a compañías a precios interesantes que por fundamentales son atractivas. Si en el corto plazo la tendencia positiva se mantiene, las constructoras lo harán bien.