Nueva sesión de recortes para el Ibex 35 que pierde en el día de hoy el nivel de los 9.300 puntos. “Lo que estamos viendo –comenta Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego- es que el mercado después de las fuertes alzas está consolidando el lateral. No ha perdido la tendencia alcista pero si que vemos una cierta lateralidad y un cierto cansancio”. Según explica este experto financiero, “si en marzo el diferencial por fundamentales respecto al precio objetivo era de un 50%, en este momento, muchos valores están en precio objetivo y los bancos incluso lo han superado. El diferencial se ha reducido ahora a un 6%. Creemos que sería incluso positivo –asegura Querol- un retroceso para asimilar la subida que ha habido”.
Una sesión en la que Mapfre lideró los avances durante gran parte del día aunque se desinfló al cierre. Hoy se conoció que ganó un 0,2% más hasta marzo, “y si quitamos los 72 millones de euros de ingresos extraordinarios que se apuntó en 2008 con el pacto con Caja Madrid, habría subido un 16,3%” explica el experto de Banco Gallego que añade, “resultados que están en línea con lo esperado. La empresa se ha visto repercutida por la aversión al riesgo, pero ha sido capaz de tener resultados recurrentes sólidos”.

Y de Mapfre al Santander que fue este martes uno de los lastres del mercado. La entidad anunció que someterá a la junta general de accionistas una ampliación de capital por importe máximo de hasta 1.000 millones de euros. Para Damián Querol, “cualquier ampliación de capital en un momento como el actual es positiva para la entidad porque a estas alturas y con precios en máximos, está aprovechando la situación para realizar esta ampliación de capital de manera atractiva”. Sin embargo, matiza el experto “a nivel de valoración, la ampliación provoca dilución de dividendos y por tanto no es positivo para la evolución del valor a corto plazo”.

Otra de las compañías que presentó sus cuentas este martes fue Iberia que sumó al cierre un 0,69% a pesar de perder 92,6 millones de euros hasta marzo por la crisis. “A primera hora tenía fuertes caídas de hasta el 1,40% y ha conseguido recuperarse” apunta el experto de Banco Gallego que señala, “en estos momentos estamos más pendientes de la consolidación con BA que de los resultados de la compañía. Nosotros tenemos un precio objetivo sobre ella de 1,60 euros, aunque el valor está penalizado por la consolidación”. En cuanto a los datos remitidos hoy, “han sido malos –señala Querol- tanto en la evolución de su negocio principal como en el resto de divisiones. Por tanto, se agudiza la mala evolución que habíamos visto en el cuarto trimestre del 2008. Además –continúa el experto financiero- ha reducido su liquidez en caja neta, que ha pasado de 1.800 a 1.670 millones de euros”. Según explica el director de análisis de Banco Gallego, “se está aprovechando la caja para hacer un canje lo más positivo posible con BA”. En conclusión, dice el experto, “aunque en el corto plazo puede tener potencial, no somos partidarios de aumentar la exposición en el valor”.

Las recomendaciones de este experto, “y después de conocerse los resultados de los test de estrés” pasa por “ser muy cautos con cualquier entidad financiera”. Y es que, asegura Querol, “cualquier noticia del sector podría provocar retrocesos significativos”. Para este experto, “hay valores más defensivos y que tienen más recorrido. Entraríamos en sectores como el de utilities e infraestructuras”, concluye el analista.