Dos de cada tres trabajadores afirman que lo que más les motiva en su trabajo es la posibilidad de poder desarrollarse profesionalmente, según un estudio realizado por el Centro de Estudios Financieros (CEF) a partir de una muestra de 4.767 trabajadores en España y en varios países extranjeros. Tras el desarrollo profesional, los trabajadores encuestados citan, entre sus principales motivaciones para el trabajo, el poder aprender más sobre su profesión (54%), asumir responsabilidades (53%), trabajar en un buen ambiente (49%), desempeñar un trabajo interesante (40%), tener una buena relación con los compañeros (39%), poder conciliar vida laboral y familiar (39%), poder aportar sugerencias y soluciones (38%), conseguir un reconocimiento por la labor realizada (37%) y conocer bien las funciones de su puesto (36%).
En el informe, dirigido por el profesor Ángel Fernández Muñoz, no se aprecian grandes diferencias en función del sexo de los encuestados. Así, según el director de este estudio, "podría decirse que los motivadores son unisex, es decir, a hombres y mujeres les motivan los mismos hechos".

La edad, por el contrario, sí es una variable en la que se aprecia diferencias significaticas. Así, mientras que al 47% de los trabajadores de entre 18 y 32 años lo que más les motiva es llevarse bien con los compañeros, a los mayores de 32 años esto les motiva mucho menos, con sólo un 36% de respuestas.

Respecto al nivel de formación, destaca el hecho de que el 67% de los trabajadores con formación universitaria escogieran el desarrollo profesional como su principal motivación laboral, factor que baja hasta el 52% cuando se le pregunta a los trabajadores con formación básica.