El 57 por ciento de los jóvenes de entre 16 y 24 años coge alguna baja laboral al año en Cataluña, con una media de 17 días, por lo que estas bajas son las de menor duración, según datos de la Generalitat. La incidencia de las bajas se va reduciendo progresivamente a medida que aumenta la edad de los trabajadores, hasta el punto de que la proporción de la incapacidad temporal entre las personas de más de 55 años cae a la mitad, al 26,2%.
En este caso, no obstante, la duración de las bajas es mucho mayor y se sitúa en una media de 71,5 días por trabajador.

La consellera de Trabajo, Mar Serna, ha señalado que la elevada incidencia de las bajas entre los más jóvenes puede explicarse por el hecho de que este colectivo tiene un concepto de la responsabilidad "diferente" y acude al médico por cuestiones que para otras personas de más edad no representan un impedimento para ir a trabajar.

"Tenemos un problema cultural, de valores", ha manifestado Serna, que cree que la incorporación de muchos jóvenes al mercado de trabajo con contratos temporales y "poca motivación" también puede incidir en el alto índice de bajas laborales que registra este colectivo.

Gripes y resfriados son la primera causa de incapacidad temporal en Cataluña, ya que suponen un 22% del total de bajas laborales, pero son también las de menor duración, con 8,5 días de media.

Por detrás se sitúan las dolencias osteomusculares (20%) y las enfermedades infecciosas no respiratorias, los traumas y otras causas externas y los trastornos mentales y del comportamiento.

Las enfermedades graves, como el cáncer, suponen sólo el 1% de las causas de las incapacidades temporales, aunque comportan de media 128,5 días de baja, lo que representa un 4,7% del total de días de baja que hubo el pasado año en Cataluña.

Precisamente, el número de bajas se ha reducido en los dos últimos años en Cataluña gracias a una mejor formación de los profesionales sanitarios y a un incremento de las revisiones de incapacidades que lleva a cabo el Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM).

En concreto, los trabajadores catalanes cogieron el pasado año 1.147.397 bajas laborales, un 5% menos que en el año anterior, en que se registraron 1.176.998.

Además, la duración media de las bajas fue de 34 días, frente a los 36 de 2007.

Los datos recopilados por el ICAM muestran asimismo que un 76% de los trabajadores no coge ninguna baja a lo largo del año, mientras que un 18% hace una y el resto, un 6%, dos bajas o más.

El lunes es el día en que los médicos tramitan más bajas, una de cada tres, pero hay que tener en cuenta que muchas corresponden a dolencias que se han iniciado el fin de semana, según ha destacado la consellera de Salud, Marina Geli.