Cathy Elmore, analista senior de Standish, ha puesto de relieve algunos de los temas más relevantes para los inversores en deuda emergente, como por ejemplo la sostenibilidad del crecimiento, las presiones inflacionarias y la evolución de las curvas de rendimiento, entre otros.


La deuda soberana emergente en moneda local puede ofrecer una manera atractiva de participar en el fuerte crecimiento de estas economías. Elmore ha destacado que esta clase de activos puede ofrecer una diversificación de los mercados de bonos de gobiernos desarrollados, que puede complementar una cartera de renta variable de mercados emergentes, con el potencial de generar unos retornos de hasta dos terceras partes la de los mercados emergentes con tan sólo la mitad la del nivel de volatilidad anual.

Standish espera que las inversiones en este tipo de activo continúen creciendo con un interés creciente por parte de los fondos de pensiones gubernamentales y de inversores institucionales internacionales.

El BNY Mellon Emerging Markets Debt Local Currency Fund, gestionado por Standish, busca capturar oportunidades alpha ofrecidas por la deuda denominada en moneda local en las economías emergentes, usando un proceso de inversión transparente, disciplinado y repetible.