Las rentabilidades de los bonos a 2 y 3 años se relajan, “sólo en los tramos en los que el Draghi se muestra dispuesto a comprar”, recuerda José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney.

Hasta mediados de mes el Parlamento alemán no se pronunciará sobre la legalidad de los fondos de rescate. Aún así, “el BCE es independiente, no debería esperar a tribunales constitucionales de países. En esta reunión se debería detallar cómo va a ser la operativa de la intervención en los mercados. Pero recordemos que el país que quiera que le compren bonos tendrá que pedir un rescate y, hasta que España no pida el rescate, no veremos compra de bonos, pues”.

“Las condiciones de los rescates ya no están en manos de los españoles, por lo que, si España pide un rescate, el BCE pondrá las condiciones, como cualquier banco cuando se le pide un crédito”. “Pongámonos en la piel de un contribuyente alemán. A Merkel le ha costado que el parlamento alemán aprobara el rescate de la banca española y, si España pide un rescate total, la cantidad de dinero será el doble. Si creemos que el Parlamento alemán va a dar ese dinero sin condiciones es absurdo. Conllevaría una pérdida de soberanía transitoria aunque, cuanto antes de asuma, menos transcendencia tendrá para la sociedad”.

El caso español es igual que el portugués o el irlandés. En cuanto pide el país el rescate se abre la caja de Pandora, se tiene que llevar el rescate al parlamento nacional y eso es un caos. Las condicionalidades suelen ser un problema”.


Declaraciones a Radio Interconomía