Ahora las claves son los resultados, que van a dibujar un panorama que no será ni todo blanco ni todo negro. Lo que hay que ver ahora es si en la puja vencen las compañías que superen expectativas o las que no lo hacen, ya que las sorpresas negativas pueden servir como excusa para iniciar una corrección que debería llegar ya.
Estaba claro que E.On iba a luchar por Endesa, y ya estamos en la última fase, en el recurso a los tribunales, confirmando así la idea de que a largo plazo esto sigue. Y para echar leña al fuego, siguen los rumores sobre posibles operaciones entre Iberdrola, Unión Fenosa y Gas Natural que nos llevan a anticipar que los movimientos en las eléctricas tardarán meses en aclararse.