“Los estadounidenses han salvado el fiscal cliff, aunque no hay que dar el tema por cerrado, aún quedan pendientes ciertos flecos sobre el techo de deuda y gastos”.

“Las carteras empezaron a reorganizarse en octubre, con más exposición a emergentes y zonas como Japón. Tiene su lógica, pues los emergentes habían tocado mínimos desde el punto de vista macro y la inversión en Japón está claramente motivada por la moneda y el cambio fiscal. Nuestras apuestas van en esta línea de tener más renta variable que de renta fija corporativa. Creemos que éste es un año para asumir más riesgo en la cartera. ¿Cónde? En emergentes y Japón, aunque también teniendo posiciones en renta fija corporativa y renta fija española”.


Declaraciones a Radio Intereconomía