La gestora Carmignac ha decidido elevar su cobertura frente al dólar en los fondos de renta variable internacional de forma íntegra, mientras la rebaja de expectativas de crecimiento de EE.UU. y la complicada situación de los periféricos europeos prevén un segundo semestre marcado por la austeridad. Así lo ha expersado Eric LeCoz, miembro del Comité de Inversión de la gestora en su carta mensual.

DIVISAS


A lo largo de este mes el dólar se ha debilitado sensiblemente frente a todas las monedas. Si bien se reforzó la cobertura durante el periodo, no ha sido por el optimismo frente a la salud de la zona del euro y seguiremos vigilantes respecto a los principales elementos económicos que pudieran hacernos modificar esta posición, como sería un repunte importante de la creación de empleo en Estados Unidos y en Europa, una reestructuración de la deuda irlandesa, una eventual crisis febril en los CDS (Credit Default Swaps) españoles y, de forma general, una intolerancia al riesgo cuando los mercados tomen conciencia de la ralentización de las economías de los países desarrollados.

En conjunto, las monedas emergentes han mostrado una buena trayectoria, lo que ha permitido a Carmignac Global Bond anotarse una rentabilidad neta superior a la de su índice. Pensamos que es necesario ser un poco prudentes con algunas de estas monedas, como el real brasileño, la rupia india y especialmente la libra turca.

Hemos iniciado temporalmente una reducción de nuestra exposición a estas monedas en algunos de nuestros fondos que estaban expuestos a ellas.

RENTA VARIABLE

El mes de abril ha estado marcado por la volatilidad del mercado de renta variable. Los grandes índices de los países desarrollados han ganado terreno, optimistas por los resultados de las empresas y por la aparente buena noticia del mantenimiento de una liquidez elevada en la esfera financiera. En este punto, el Sr. Bernanke, tal como  hiciera en su momento el Sr. Greenspan, no ha decepcionado a los amantes del carry trade. No podemos dejar de mencionar la satisfacción de ver cómo las empresas, tanto en Europa como en Estados Unidos o en el universo emergente, nos dan buenas noticias.

La pregunta que cabe hacerse en este momento del ciclo, y en virtud del escenario económico que describimos en el editorial de la carta, es estimar el potencial de sorpresa o de revisión al alza de los resultados para el segundo semestre y para el 2012. Sobre la base de las valoraciones actuales, estimamos que el riesgo relativo en los mercados emergentes vuelve a ser más atractivo. El crecimiento previsto de los beneficios entre 2011 y 2012, tal y como lo reflejan el S&P y el Eurostoxx, es de 13% para el primero y de 11% para el segundo. ¿Se materializarán estos crecimientos? ¿Qué potencial de sorpresa positiva queda? Creemos que se impone un poco de prudencia respecto a los niveles alcanzados a finales de mes por estos índices internacionales.

En cuanto a la renta variable europea, remarcamos la incorporación a la cartera de Commerzbank, con una cotización muy baja, y de la rusa Sberbank. En cuanto a la renta variable internacional, hemos recomprado dos valores japoneses durante este periodo, Fanuc en robótica y Komatsu en equipamiento minero y de obras.

Prescripción médica para el inversor:

A corto plazo, hay que mantener la prudencia respecto al dólar aunque sin aplicar una cobertura total.

Ligera y temporal reducción de la exposición a la renta variable emergente. Creemos que ir por delante del mercado no es la mejor manera de obtener una rentabilidad superior a corto plazo. Pero seguimos convencidos de que este universo esconde considerable reserva de valor.

Reducción progresiva de los componentes más cíclicos de las carteras como preparación ante una ralentización.

A medio plazo: exposición sostenida al consumo interno de las economías emergentes, vigilancia de la paridad euro/dólar y una visión un poco más optimista que a principios de año de los mercados de renta fija.

Puede consultar la carta de Eric LeCoz completa en el siguiente archivo adjunto.