Donald Trump tomará posesión de su cargo en apenas unas horas convirtiéndose así en el 45 presidente de Estados Unidos. Sus políticas –dicen los expertos- impulsarán la economía del país e impactará positivamente en la evolución de algunas empresas. ACS y Grifols son dos de las españolas más recomendadas precisamente por la exposición de sus negocios a ese país. ¿Cuál tiene mejores perspectivas?
 
El próximo presidente del país más poderoso del mundo se ha convertido en el más controvertido y eso que aún no se ha sentado en su silla del despacho oval. Su obsesión por proteger la economía del país aumentando el proteccionismo, sus enconadas relaciones con países como China o México o su obsesión por desbaratar las intrincadas relaciones comerciales y diplomáticas se han convertido en los principales problemas que ven los analistas en los próximos meses. Sin embargo, su nombramiento viene asociado a posibles beneficios desde el flanco económico. Los expertos esperan que aumente el crecimiento, que Estados Unidos se convierta en el motor que moverá la economía mundial y que vuelva la inflación.

A la espera de que Trump ponga en marcha todo lo que ha prometido y todo este escenario rosado se vuelva realidad y se transforme en mejoría, los principales índices americanos ya han celebrado todas esas promesas.

Una de ellas, y es la que podría impactar en ACS, son los 500.000 millones que podría gastar en infraestructuras el estado en la próxima legislatura.  La compañía que preside Florentino Pérez genera en el país un 32% de sus ingresos y podría resultar adjudicataria de alguno de los proyectos que el nuevo ejecutivo ponga en marcha.

No está muy claro que puede ocurrir con el sector sanitario, al que pertenece Grifols. Aunque la victoria de Donald Trump supuso un respiro ante la posibilidad del aumento de regulación sobre precios que hubiera supuesto la llegada de Hillary Clinton, lo cierto es que nadie sabe muy bien en qué van a consistir las políticas del nuevo presidente. Lo que está claro es que ha sido totalmente crítico con la reforma sanitaria del saliente Obama, el llamado Obama Care.

distribución ingresos grifols y acs


En este entorno, el año pasado Grifol se mantuvo prácticamente sin cambios en bolsa y en lo que va de mes sube poco más de un 1,5%. Por el contrario, ACS se revalorizó más de un 32%  (35% con dividendos) en ese tiempo.

Un año


Si echamos la vista atrás, en los últimos 10 años –en los que la crisis del sector inmobiliario atropelló a ACS-, la compañía de Florentino Pérez cae algo más de un 29% en bolsa (aunque sube un 9% con dividendos). En esta última década, los accionistas de Grifols han asistido a una revalorización de sus acciones de más de un 279% (315% con dividendos).

Diez años

Pero eso es pasado, ¿qué podemos esperar a partir de ahora?
El consenso de analistas es mucho más optimista con ACS. Un 81% de los expertos apuesta por comprar sus acciones frente al 19% que opta por mantenerlas. Además, la media de los expertos le da un precio objetivo de 33,48 euros por acción, lo que implicaría un potencial de un 13% desde los niveles actuales.

Los analistas le dan un potencial de poco más de un 13% a Grifols, aunque las recomendaciones están más divididas. Así, un 68% de los expertos que siguen el valor apuestan por comprar, un 27% por mantener y un 5% por vender.

Indicadores
Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión inciden en esta perspectiva favorable a la constructora española. En concreto, le dan una puntuación de 7,5 que la sitúa en fase alcista. Los únicos aspectos negativos son el volumen y la volatilidad decrecientes.

ACS premium

 

Para Grifols la puntuación es menor, de 4 en una escala que llega al 10. En estos niveles, la acción está en fase de rebote y presentaría una tendencia bajista a largo plazo.
 
Grifols