En el corto plazo apostaría por configurar carteras con valores grandes y diversificados. No entraría en las eléctricas porque ya han explotado su potencial, pero sí lo haría en Mapfre gracias a la incorporación de mutualistas como accionistas y la disminución del nivel de siniestralidad, Indra, Repsol por posibles movimientos corporativos, Ferrovial que no ha subido tanto como debía, y Telefónica.
Puede continuar la tendencia alcista, aunque no se descarten leves correcciones en los próximos días. El fuerte volumen de negocio y la importancia de los participantes están sentando las bases e impulsando al Ibex a mantenerse. También estamos viendo el relevo en los sectores que mueven al selectivo y esto le da mayor seguridad. Por ejemplo, mientras las inmobiliarias y eléctricas dejan de subir, el sector financiero y Telefónica encabezan las alzas. Además, a esto se suma que nuestro mercado no es una excepción: Europa y Wall Street también funcionan muy bien impulsados por sus grandes valores.