Aunque las condiciones macro favorables continúan respaldando sólidamente la demanda de metales, se espera que se atenúe a causa de las políticas de reforma del gobierno chino.

Demanda respaldada por las perspectivas macro
Desde el segundo semestre de 2016, la economía mundial parece encaminada a emprender una fuerte trayectoria de crecimiento evidente a partir de la mejora de los índices globales de gestores de compra (PMI, por sus siglas en inglés). Las expectativas de un mayor consumo de metales a causa de estas perspectivas de expansión, ha dado lugar en lo que va del año a un repunte de los precios de la mayoría de los metales.  Como consecuencia, desde el 31 de enero de 2016,  hemos sido testigos de una apreciación del 86% del índice agregado diversificado de las 100 empresas mineras más grandes (Fuente: Bloomberg).

Gráfico 1

Además de eso, la debilidad actual del dólar está siendo un factor clave para potenciar el rebote de precio de las materias primas. A medida que la economía más grande del mundo entra en la última etapa del ciclo de expansión económica, esperamos ver por un lado una contracción del mercado laboral y por el otro, un incremento de la inflación, los precios de las materias primas y los tipos de interés a medida que la Reserva Federal normaliza su política monetaria. El Índice Industrial Bruto y el Índice del Dólar Ponderado por el Comercio, tienden a moverse inversamente, con una correlación negativa de 0.80. Esta relación anti cíclica es un buen augurio para los precios de los metales básicos, pues los inversores los ven como una reserva de valor frente al dólar. No obstante, aunque el sector minero se beneficie con los precios más altos de las materias primas, la debilidad del dólar podría moderar los beneficios de los productores, ya que tienen una alta proporción de costes denominados en moneda local.

Gráfico RV

El rol clave de las reformas en China
La iniciativa del gobierno chino de impulsar la industria de la construcción desde principios de 2016, ha sostenido el repunte de precio de los metales industriales. Sin embargo, a partir del énfasis en las reformas que el presidente Xi hizo en el 19º Congreso Nacional del Partido en octubre de 2017, sugiere que el crecimiento económico de China se canalizará más por el lado de los servicios y consumo. Estas actividades son significativamente menos intensivas en recursos y podrían suavizar la demanda de metales industriales. Asimismo dicha demanda se verá más reducida aún, debido al menor estímulo fiscal constatado sobre el sector industrial y de construcción a partir del segundo semestre del año pasado.

Igualmente cabe recordar que el año pasado los precios de los metales tuvieron un fuerte impulso debido a que la reforma del lado de la oferta de China, fue dirigida para reducir la contaminación ambiental, combatir la producción informal y el exceso de oferta. Estos esfuerzos generalizados han mejorado las tasas de utilización de la capacidad en las industrias del aluminio, el carbón y el acero. En gran medida, el impacto de las reducciones de capacidad en el acero y el carbón parece haber alcanzado su punto máximo, ya que los gobiernos locales chinos parecen haber llegado a sus objetivos a fines del año pasado.

La recuperación de las empresas mineras
Después de cinco años consecutivos de contracción del gasto de capital, el gasto total ha vuelto finalmente a expandirse, aumentando un 8% desde el año anterior. Buena parte del mismo ha sido destinado a sostener la producción y no al desarrollo de proyectos expansivos. Las empresas mineras están capitalizando las nuevas fuentes de demanda surgidas principalmente de las innovaciones en tecnología. Al frente de esta revolución, se espera que la producción de automóviles eléctricos refuerce la demanda de litio, cobalto, cobre y aluminio. Las empresas mineras que poseen depósitos de litio y cobalto están bien posicionadas para beneficiarse del aumento de la demanda debido a su uso en cátodos de baterías.  

Gráfico 3 RV

La continuación de los déficits de oferta
A medida que la demanda vaya superando a la oferta, se espera una extensión de los déficits de oferta de varios metales durante 2018. Los precios de metales específicos como el zinc, el cobre, el aluminio, el platino, el paladio y el estaño, presentan el potencial de recuperarse aún más dado la caída de sus inventarios mundiales. Sin embargo, la menor concentración de minerales y las caídas de las reservas, obligan a las empresas mineras  a realizar más proyectos de exploración para mantener su producción actual.

Gráfico 4

Las empresas mineras no están baratas
Debido al desafiante contexto de precios entre 2011 y 2016, el sector minero ha disciplinado muchísimo su gasto de capital con el fin de reducir su balance. Desde mediados de 2016, las valoraciones del sector han subido al son de la creciente rentabilidad. Los títulos de las mineras actualmente cotizan a 17 veces los beneficios en comparación a la media de largo plazo de 10 veces, respaldados por un incremento de los beneficios (Fuente: Bloomberg, al 30 de enero de 2018). Mientras tanto, la relación actual precio/valor contable en 2x yace en línea con su media de largo plazo de 1.7x debido a la reducción significativa de los cargos por deterioro. Las agencias de calificación crediticia han suavizado la presión sobre las mineras, asignándoles notas positivas ante la recuperación de los precios de las materias primas, el énfasis realizado en la cancelación de los niveles de deuda y la mejora de la liquidez.

Gráfico 5 RV