La presidenta de la entidad financiera se reafirma, a través de la carta a los accionistas en el informe anual, en su plan estratégico que tiene por cumplir desde el presente hasta el 2018. Considera que el camino que están llevando es el correcto.
 
Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander, lo tiene meridianamente claro. El plan estratégico que puso en marcha el pasado año “es el correcto”. Así lo manifiesta en la carta anual para los accionistas en la que expone que después de dieciocho meses tiene claro que esta hoja de ruta ha sobrevivido “al primer contacto con la adversidad”.

Según la máxima dirigente del banco explica que ven claro “el camino que nos lleva hacia los objetivos que nos hemos fijado para 2018”. Sin embargo añade que “todavía tenemos que recorrer ese camino y convertir los escollos imprevistos en oportunidades, si queremos cumplir con nuestra misión de contribuir al progreso de las personas y de las empresas”.

Para la principal responsable de la entidad bancaria en 2015, cumplieron “todo lo que prometimos hace un año y lo hemos hecho haciendo las cosas bien”. En este sentido argumenta que han “aumentado” sus “beneficios” y los han utilizado para “pagar más dividendo en efectivo, invertir en nuestro negocio y fortalecer nuestra base de capital de manera orgánica”. Por eso, asegura, que permite al banco “estar mejor de lo previsto en nuestro plan estratégico”.
 
Botín atribuye, por el contrario, las caídas que ha sufrido la acción en los últimos tiempos a “una percepción diferente sobre la fortaleza de nuestro capital y de la cuantía del exceso de capital respecto a los requisitos regulatorios, y con la preocupación por nuestra presencia en algunos mercados emergentes”.



Así pues, el objetivo de este exceso de capital “es proteger a nuestros clientes, accionistas y empleados. Una responsabilidad a la que damos máxima prioridad”.
Además resalta que su modelo demostró “su fortaleza durante la crisis: no tuvimos ni un solo trimestre de pérdidas. Nunca solicitamos ayuda pública”.
 
BRASIL

Otro de los puntos fuertes del texto de Ana Patricia Botín es Brasil, donde la entidad tiene una gran presencia. A tenor de sus declaraciones Brasil “está atravesando momentos complicados, pero no así nuestro Banco, que ha logrado excelentes resultados”. En base a esta situación, la presidenta del banco quiere “aprovechar” las circunstancias para hacer crecer su filial del país carioca.

Por último, termina diciendo que es importante que “nuestros accionistas conozcan todo esto y aprecien el crecimiento de nuestro valor contable por acción en 2015”. A pesar de que los movimientos a corto plazo de los mercados financieros son “impredecibles”, el mensaje del Santander es de “crecimiento sostenible y creación de valor”. Por eso concreta que está “convencida de que la cotización de nuestra acción lo terminará reflejando y que nuestros accionistas verán recompensada su confianza”.