Considere lo siguiente: en 2006, las empresas grandes, aquellas con una capitalización de mercado superior a 10.000 millones de euros obtuvieron resultados inferiores a las empresas de pequeña y mediana capitalización por séptimo año consecutivo. Es evidente, que el tamaño ha sido un factor clave para los inversores de renta variable europea.
Por Olaf Siedler. Gestor de R.V europea de Schroders Considere lo siguiente: en 2006, las empresas grandes, aquellas con una capitalización de mercado superior a 10.000 millones de euros obtuvieron resultados inferiores a las empresas de pequeña y mediana capitalización por séptimo año consecutivo. Es evidente, que el tamaño ha sido un factor clave para los inversores de renta variable europea. Si miramos hacia el futuro, la pequeña y mediana capitalización seguirán destacando. Juegan un papel fundamental en la economía doméstica o europea, que se encuentra inmersa en una importante recuperación, ¡al menos, a nivel europeo! Asimismo, las fusiones y adquisiciones seguirán centrándose en las empresas más pequeñas. Sin embargo, los malos resultados de las empresas de gran capitalización ya no pueden darse por sentado. En primer lugar, la reciente reaparición del riesgo centrará, cada vez más, la atención de los inversores en las virtudes de las grandes empresas. Tienen balances sólidos y una menor dependencia financiera que las de pequeña y mediana capitalización (algo esencial en estos momentos en los que están subiendo los tipos de interés europeos) y tienen beneficios más diversificados; todo ello combinado con una liquidez muy superior. En segundo lugar, las valoraciones de las empresas de gran capitalización han aumentado su atractivo: en 2000, estas tenían una prima precio beneficio con respecto a las de pequeña y mediana capitalización en torno al 20%, con una rentabilidad considerablemente menor. En ambos casos, la situación se ha invertido ahora de manera importante. Por último, el verdadero catalizador de un rendimiento superior podrían resultar ser las fusiones y adquisiciones. A lo largo de los últimos siete años, las grandes empresas se consideraban simplemente demasiado grandes para hacer ofertas por ellas; además, las operaciones de gran capitalización tienden a surgir en el momento más inesperado (recuerde la oferta de Arcelor por Mittal Steel); de ahí que la prima de oferta sea reducida, si es que la hay, sobre el precio actual de las acciones. ¿Espera alguien realmente una fusión entre AstraZeneca y GSK, una absorción de Barclays o una oferta por AngloAmerican? Seguramente ninguna de estas opciones se puede descartar totalmente. Las empresas de gran capitalización también atraerán la atención de los inversores de Private Equity, que se rumorea tienen 180.000 millones de euros para invertir, lo cual podría representar un arsenal de hasta 700.000 millones de euros. Todo esto, no puede destinarse solamente a la pequeña y mediana capitalización. Obviamente, cualquier operación que involucre a un valor de gran capitalización podría, finalmente, conducir a una nueva valoración de las empresas de gran capitalización en general. Teniendo en cuenta que, obviamente, es difícil predecir el momento exacto y que pueden existir anomalías de valoración en el mercado durante periodos prolongados, resulta, sin embargo, desconcertante que muchos gestores de fondos europeos se encuentren todavía bastante infraponderados estructuralmente en términos de gran capitalización y sobreponderen el resto del mercado. Revertir esta posición podría convertirse en un proceso largo y doloroso. Información importante Las opiniones expresadas aquí son las de Olaf Siedler, Gestor de renta variable europea de Schroders, y no representan necesariamente la opinión de Schroder Investment Management. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí¬ contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroder Investment Management Ltd (SIM) no garantiza su integridad ni su exactitud. Esto no excluye ni restringe ningún deber ni responsabilidad que SIM haya contraído hacia sus clientes en virtud de la Ley de Mercados y Servicios Financieros de 2000 (y sus posteriores modificaciones) o de cualquier otro sistema normativo. Publicado por Schroder Investments Management Limited, 31 Gresham Street, Londres EC2V 7QA. Autorizado y regulado por la Autoridad de Servicios Financieros.