Todos los rumores apuntan al mismo lado. En el proceso de consolidación del sector financiero habrá compradores y  comprados. La mayoría de las opiniones ven a Bankia como una de las posibles “cazas” de los dos grandes bancos.
 



La situación para las entidades  - y para Bankia, en particular – se complica. Las dificultades de las entidades para recuperar parte de la rentabilidad perdida en los años de la crisis ha vuelto a sacar a la luz la alternativa de procesos de integración como vía para conseguir mayores niveles de productividad por la vía de la capacidad instalada. Y es que, pese a la mejora de las perspectivas económicas, “un stock de crédito que todavía está bajando y el actual entorno de bajos tipos de interés promovido por el BCE plantea un riesgo de sostenibilidad a largo plazo en la rentabilidad de los bancos”.

Ahora las quinielas apuntan a que Santander o BBVA serían las posibles “compradoras” en este proceso. El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, insistió en que el sector debe abordar fusiones y que, además, sean "sensatas". Es decir, que Bankia, Kutxabank, Unicaja, Ibercaja o Liberbank no deben entrar en integraciones entre ellos para evitar problemas como los acontecidos en el pasado. El supervisor jefe no es ya el Banco de España, sino el Banco Central Europeo, así que fusiones tipo las cajas gallegas o las cajas catalanas entre ellas se han acabado.
 
Gemma Hurtado, gestora de fondos de Mirabaud reconoce que “la segunda ronda de consolidación del sector bancario se producirá por una necesidad de eficiencia del sector pero, independientemente de que forme parte de alguna operación o no, mantenemos nuestra posición de Bankia en cartera por una buena calidad de balance, evolución de la cuenta de resultados  y porque es – junto a Bankinter – la única entidad que obtendrá un retorno de capital de doble dígito en 2016 además de tener una valoración atractiva cotizan a una vez precio/valor en libros”. (Ver: Bankia es de las pocas entidades con un retorno de doble dígito)

Y hay más: la finalización de la privatización de los bancos está todavía bajo control del FROB, y en el caso particular de Bankia, sigue siendo un desafío, tal y como señalaba un informe de la Comisión Europea. Especialmente en el caso de que el Estado tenga como objetivo maximizar la recuperación de sus inversores. Hay que recordar que el Estado todavía cuenta con un 64% de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, en la que se inyectaron 22.000 millones.  Hasta el momento, sólo se ha vendido un paquete del 7,5% en Bankia por lo que obtuvo 1.304 millones de euros y plusvalías de 301 millones. Cantidad que se mantiene en la matriz, BFA, que es 100% del fondo público.
 
Esta primera desinversión, fue vista como una normalización del sistema financiero español pero nada más lejos de la realidad.  Ahora las presiones llegan desde Bruselas y Franfort para que el FROB deshaga su posición tanto en la entidad como en BMN. Algo en lo que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, no parece inmutarse. Las pre­ten­siones tanto del FROB como del Ministerio de Economía era haber pro­ce­dido a al­guna nueva venta pun­tual de la par­ti­ci­pa­ción es­tatal en Bankia, des­pués de que la única des­in­ver­sión se pro­dujo a fi­nales de fe­brero de 2014. Desde en­tonces se ha es­gri­mido las malas con­di­ciones del mer­cado para no pro­ceder a nuevas ventas y así poder re­cu­perar el má­ximo de las ayudas pú­blicas re­ci­bidas por los bancos con pro­blemas para su sa­nea­miento.

Evolución de la cotización de Bankia. Fuente: Estrategias de inversión


En algunos círculos se hablaba de que sería después de las elecciones del 20 de diciembre cuando el Estado procedería a esta venta. Pasado más de medio mes – y todavía sin saber qué Gobierno saldrá resultante del proceso – no se ha llevado a cabo esta operación.  Los expertos de Bankinter entienden que el FROB realizará un proceso de venta ordenado para intentar obtener el máximo valor, ya que en principio cuenta con un calendario de venta cómodo, hasta finales de 2017. Estos expertos consideran además que una posible venta de un paquete accionarial se realizaría con un descuento en torno al 5,0% si dicha venta se realizase mediante una colocación privada entre inversores institucionales.  
En este sentido, la operación solo sería posible a través de una subasta competitiva de Bankia y no mediante otras vías.  La operación necesitaría, eso sí, la aprobación de las autoridades comunitarias, además de que la entidad que comprara la participación estatal se tendría que comprometer a comprar el resto de acciones en circulación. Algo complejo.



Los niveles técnicos, una vez perdido el euro por acción, le llevan directamente a mirar a los 0,98 euros. El valor pierde más del 8% en los cinco días de negociación que llevamos en el año y no cambiará de tendencia hasta que recupere, como mínimo, el euro por acción.

Los filtros técnicos de Estrategias de Inversión señalan que Bankia se encuentra en tendencia bajista, tanto en su tendencia de medio como de largo plazo.  Por el contrario, lo  positivo es que su volatilidad es decreciente para el valor en el tiempo; aunque recibe el suspenso, 1 punto, en una escala que oscila del 0 al 10, de las más bajas del selectivo español.






















Si quieres que te avisemos de los movimientos corporativos que pueda sufrir Bankia, regístrate con nosotros