Es sin duda el terror de las Telecos y ahora un potente ayudante de las empresas y medios de comunicación. Desde mi punto de vista, Whatsapp se ha destapado como la mejor compra realizada por una empresa en los últimos años.

Facebook la compró por 21.800 millones de euros y, aunque aun no ha logrado rentabilizar dicha compra, todos los especialistas hablan de las sinergias y el futuro que se ha garantizado Facebook con la compra de whatsapp. Tan sólo Google le hace sombra cuando compró YouTube por la friolera - en aquel momento -  de 1.300 millones de dólares. Y posteriormente se ha comprobado que fue una gran compra  ya que gran parte de sus ingresos los está ofreciendo el video y desde luego, todos vemos que el futuro pasa por ahí.

Whatsapp ha terminado con el negocio de los sms de las telecos pero también les va a afectar a sus llamadas, ya que, desde que las pueden hacer usuarios de la aplicación de mensajería via wifi, el volumen está descendiendo y esto solo es el principio: se estima que los próximos meses se podrá notar en las cuentas de resultados de las telecos el efecto caída del volumen de llamadas entre particulares y empresas.

Muchas son las ventajas que ofrece Whatsapp a los particulares pero cuando se pongan a trabajar con las empresas, esto será un filón. Ya habrán visto en programas de televisión o grandes diarios anunciarse un número de Whatsapp para conectar con las audiencias de dichos programas o soportes. Esto se hace con aplicaciones paralelas: en cuanto haya una oficial para poder poner en contacto a empresas y clientes, les anticipo una revolución cómo nunca antes ha habido.

A Whatsapp solo le falta tener una pasarela de pagos, todo se andará seguro y entonces tendrá la posibilidad de contactar y pagar entre particulares, entre particulares y empresas, entre empresas y entre todo lo que uno imagine, puesto que será tan fácil enviar dinero desde un número de teléfono a otro que los bancos perderán gran parte de ese negocio.