Victoria Torre, directora de análisis de Self Bank e Iván Díez, director general de Groupama AM en Iberia y América Latina, destacan la oportunidad de invertir en empresas de pequeña y mediana capitalización. Entre las ventajas que les ven frente a las grandes cotizadas destacan que normalmente están menos expuestas "a los grandes eventos macroeconómicos", son familiares o controladas por un dueño y pueden beneficiarse de posibles adquisiciones.

En los momentos de turbulencias, como el actual, al inversor le puede surgir una pregunta, lógica por otro lado: ¿de verdad es el momento de apostar por renta variable? 

Victoria Torre: Efectivamente se la harán muchos. Pensemos, por ejemplo en un inversor que está pensando en dar el paso…

Depende de nuestro perfil. Si somos muy conservadores a lo mejor no es el mejor momento. Sin embargo, si tenemos cierta experiencia no olvidemos que cuando las acciones han caído mucho es cuando de verdad podemos encontrar oportunidades.

Siempre con la perspectiva del medio plazo y siendo paciente porque el mercado puede estar negativo muchísimo tiempo. Tenemos que tener esa paciencia y el músculo financiero para aguantar el tiempo necesario para que los mercados empiecen a recuperarse.  

Si al final nos decidimos, ¿en qué tipo de compañías deberíamos fijarnos? ¿Nos quedamos solo con las grandes, para estar algo más seguros?

Victoria Torre: ¿Sólo las grandes? Yo creo que aquí hay un mito. Muchas personas piensan que las compañías pequeñas tienen más riesgos que las grandes por ser pequeñas. Es verdad que las grandes pueden tener ventajas a la hora de acceder a la financiación o posibilidades de hacer una reestruccturación de manera más sencilla en caso de ser necesario.

Pero hemos visto compañías muy grandes caer y otras pequeñas muy bien gestionadas, que no tienen deuda, que tienen modelos de negocio únicos… no las tenemos que olvidar.

Además, creo que las pequeñas tienen muchas ventajas frente a las grandes. Ya para empezar pensemos en el universo: casi un 80% de las compañías que cotizan en Bolsa son pequeñas o medianas. Si las excluimos nos estamos perdiendo muchas oportunidades. Además son más representativas del tejido empresarial español.

Por otro lado, son compañías que en cierto modo descorrelacionados con los grandes eventos macroeconómicos. Al final los mercados están globalizados pero hay cierto tipo de compañías que pueden crear un poco más al margen y no les afectan tanto los vaivenes.

También son compañías que están menos seguidas por los analistas, por lo que se pueden encontrar joyas.

Otra ventaja que pueden tener es el hecho de quién es el dueño de esas compañías. A veces es el mismo dueño, son empresas familiares, y están mucho más comprometidos con el crecimiento de los beneficios. En una empresa pequeña el lanzamiento de un producto puede ser un paso fundamental. En una grande quizá es solo un porcentaje pequeño del balance.

Hay muchos. Pero por concluir, también hay que mencionar el tema de las OPAS que se producen mucho más en las pequeñas compañías.

Así que no nos olvidemos de las pequeñas que nos pueden dar muchas alegrías en las carteras.

Por el nombre del fondo del que queremos hablar hoy, G FUND - AVENIR SMALL CAP EURO, este invierte en pequeñas compañías. ¿estáis positivos con este fondo y qué ventajas pensáis que puede aportar a un inversor en estos momentos?

Iván Díez: Aparte de todas las anteriores, yo creo que el inversor que quiera tener una parte de la cartera en renta variable debería complementar las pequeñas y medianas compañías con las grandes capitalizaciones. Es un gran diversificador. Al final, las más pequeñas son menos sensibles al ciclo económico. Hacen solo una cosa, son líderes en ese mercado y si les acompaña el crecimiento económico pueden seguir creciendo.

Las grandes son más sensibles. Además, las de pequeña o mediana capitalización la prima de riesgo que pagas por ellas no es por la liquidez de la volatilidad, sino por el crecimiento. Al final son compañías muy ligadas a sectores menos maduros. Ligadas a sectores dónde está la innovación, la tecnología, la industria… Yo creo que eso nos permite complementar. Pensamos que si se invierte en renta variable, es muy adecuado complementar pequeñas y medianas compañías con gran capitalización.

¿Cuál es el proceso de inversión del fondo, en qué se fija el gestor?

Iván Díez: Es un universo muy amplio. Porque si nos centramos solo en Europa hay más de mil compañías. Es un vivero de oportunidades. Ahora bien, están poco seguidas y hay menos analistas y bróker que las cubren. Por lo que hay muchas oportunidades.

En concreto en esta gama de fondos, la Avenir, el único 'imput' que tiene el gestor es la selección de compañías. Más allá de los grandes factores exógenos, se abstrae. Intenta identificar buenos modelos de negocio que generen valor añadido para los accionistas a largo plazo. Intenta que sean compañías bien gestionadas, con potencial de crecimiento porque lo que quieren es que año tras año incrementen sus márgenes.  

No se hace ni gestión de la beta, ni gestión de la liquidez, ni utiliza 'market timing'... el único 'input' es la selección de compañías. Tarda muchísimo tiempo porque la cercanía con estas compañías y los equipos directivos es fundamental.

¿En qué sectores o empresas está positivo con este fondo?

Iván Diéz: En particular, en nuestro proceso de análisis como buscamos líderes en sectores nicho, con barreras de entrada con poder de fijación de precios… al final nos estamos centrando en compañías de sectores menos maduros. Ahora mismo del sector tecnológico-financiero, robótica, cíclico, industrial, innovación y tecnología médica, etc; Nos dan acceso a dónde está la innovación.

En el fondo no veremos bancos, no veremos utilities ni materias primas. Veremos compañías ligadas a la automoción, a sectores cíclicos que van a beneficiarse del crecimiento económico y van a fomentar el crecimiento. Tecnología, industriales y consumo cíclico.