Los mercados están poniendo el foco en las referencias de la semana que viene: reunión de la FED y el Referendum de Escocia, lo que podría arrojar cierta incertidumbre. En el mercado de divisas hemos tenido un verano interesante. 


En el euro-dólar, vigilamos bastante bien la pauta que había formado un wedge y su salida ha sido bastante abrupta a la baja. La ruptura de soportes clave, en 1.3550 dólares, hace que la volatilidad aumente en el cruce y la caída haya sido abrupta. Esto viene de una subida de tipos que podría acometer la FED y además enla política acomodaticia y agresiva que ha llevado a cabo el BCE, que de momento sigue depreciando al euro. 


Técnicamente, si cambiamos la media móvil de 20 sesiones, el precio pierde una zona importante y mientras no recupere los 1.34, la tendencia anual es bajista. El soporte en la zona de 1.2925 dólares y niebntras esté por debajo, es bajista. 


La libra-dólar ha retrocedido basado también en el referendum de Escocia y en subida de tipos de la FED. La media de 20 sesiones mantiene el precio, de momento tiene zona de sobrecompra