La balanza corriente es positiva en algunos trimestres porque exportamos más y, además, ampliamos nuestro mercado fuera de Europa.
Las empresas también están haciendo bien sus deberes, han reducido deuda y mejorado la exportación, y, por ello, el inversor extranjero está viendo a España como una oportunidad interesante para invertir.
Falta que los datos macro se reflejen en la micro para mejorar la tasa de paro, faltan cosas por hacer, pero se está yendo en el buen camino.


Aún quedan oportunidades en el mercado de deuda
. Llevamos una década con los activos de renta fija comportándose de forma extraordinaria. El inicio de año fue muy bueno para la deuda y, de repente, Bernanke habla en mayo anunciando el fin de las medidas expansivas y la rentabilidad de la deuda sufre.
No obstante, la sobre reacción del mercado a las declaraciones de Bernanke nos ha traído oportunidades de inversión, aunque las rentabilidades pasadas no se van a repetir. Dentro de este mercado, vemos oportunidades en bonos High Yield europeos y bonos ligados a la inflación. Un fondo global puede ser la mejor opción en este sentido, como nuestro fondo Global Strategic Bond Fund.

Los fondos de búsqueda de rentas o dividendos nos parecen una buena inversión. Antes los depósitos y las acciones eran buenos canales para obtener las rentas, pero ahora los depósitos ya no dan los intereses pasados, y las acciones, si nos enfocamos en una, no diversificamos. Así, vemos en los fondos de rentas periódicas una buena alternativa.
En Fidelity sacamos en 2003 varios fondos que reparten cupones de forma mensual. Tenemos, desde el más conservador, como el Global Strategic Bond Fund, a fondos de renta fija de alto rendimiento, como el FF European High Yield.
En el terreno de la renta variable, tenemos el Fidelity Global Dividend, que cuenta con compañías que dan una rentabilidad media del 4%.

Desde el 2009 la renta variable americana y, desde 2011 la renta variable europea, dan unas rentabilidades fantásticas. Ahora, la RV americana está rompiendo máximos porque las perspectivas económicas mundiales son mejores, el sentimiento del consumidor es mejor y la tasa de desempleo y el mercado inmobiliario en EEUU están mejorando. Además, la RV es una buena oportunidad de inversión frente a los tipos de interés bajos.

A la hora de invertir en renta variable, es muy importante valorar las empresas y quedarse con las que van a salir beneficiadas de la crisis.
Por mercados, nos parece interesante seguir apostando por la RV americana. Y también las compañías europeas que estén generando gran parte de sus beneficios a nivel mundial. La inversión en RV estadounidense la canalizaríamos a través del Fidelity American Fund, que invierte en compañías con potencial de revalorización del 30% a dos años vista. Para invertir en RV europea, recomendaríamos el Fidelity Euro Blue Chip, que invierte en grandes compañías de la Eurozona, y también el Fidelity Iberia, que invierte en compañías simples de explicar y que generan productos para vender globalmente.