Juan Cruz, director de inversiones y socio fundador de Cygnus AM visita el plató de la Bolsa de Madrid para hablar de la situación del mercado de materias primas, el petróleo y sus previsiones para próximos años en la gestora.  
 
En los últimos días estamos asistiendo a cierta relajación en los precios del crudo…¿Cree que hemos visto lo peor?
Hay tres factores: dólar, oferta y demanda. A corto plazo, con las medidas que ha tomado la FED parece que el dólar empieza a debilitarse, lo que debería ayudar al precio del crudo. En la oferta, está por ver cómo se acomoda la producción de Irán – las expectativas de la reunión del próximo 17 de abril está ayudando a recuperar el precio a corto plazo -+ y la demanda será la clave pues si el mundo entra en una situación económica más complicada y empieza a ceder en precio por menor expectativa de menor crecimiento. A corto plazo, pensamos que el rebote del precio del crudo es puntual y podría volver a niveles de 30 dólares.

¿Hasta cuándo podría durar esta guerra de precios?
Nosotros no lo vemos como una guerra de precios. Pensamos que por fin al mercado del crudo le están dejando a su libre albedrío y es la oferta y demanda la que fija el precio. Con la situación de sobreproducción que hay parece que los precios deberían estar bajos. La OPEP se h dado cuenta que sólo representa 1/3 de la producción del crudo y ellos solos no pueden influir en la fijación del precio por lo que están intentando agrupar a más países productores no OPEP para poder fijar un techo de producción.

¿Qué prevén por el lado de la demanda en un entorno de crecimiento económico limitado?
Esto está muy relacionado con la correlación del crudo con el mercado. Al principio el crudo caída y los mercados subían pero a partir de noviembre vemos un debilitamiento de los países consumidores, como Japón, China, EEUU incluso, y esto el mercado lo ha empezado a interpretar como una debilidad de crecimiento de estos países.

¿Cuáles pueden ser los ganadores en este proceso?
Los ganadores en precios bajos del crudo son los consumidores, España incluso, que es un país donde no producimos ni el 1% de lo que consumimos. ¿Y ganadores del sector energético? Todas las compañías que están avanzando en los procesos tecnológicos para avanzar en su negocio de coches eléctricos, baterías...Estados Unidos tiene una producción barata a través de shale oil y es un país netamente consumidor.

¿Qué oportunidades ven en compañías o Europa?
Es una industria global con lo que independientemente de que estén en EEUU o Europa, el principal factor de creación de valor es el precio del crudo. A nosotros nos gustan aquellas compañías que tienen balance fuerte y que pueden aguantar esta situación en unas condiciones mejores además de tener una cartera con costes más bajos.

Varios expertos que han pasado por plató nos han dicho que momentos de esquizofrenia en los mercados, como los actuales, son los mejores para hacer carteras de largo plazo. ¿Lo ven así?
En el sector energético habrá una oportunidad muy buena, probablemente única, pero para eso necesitamos que el mercado del crudo se ajuste. En cuanto al timing, pensamos que quizás todavía es pronto pues esperamos una caída adicional de los precios del crudo a 25-30 dólares.

¿Es este el precio de equilibrio?
Es el precio al que fuerza a las compañías productoras a hacer los ajustes.  Hasta ahora han hecho mucha reducción de inversión en activos de producción pero no es suficiente.

Dentro del sector eléctrico, algunas compañías tuvieron pérdidas muy abultadas e incluso RWE ha decidido retirar el dividendo y E.On podría reducirlo si la situación sigue como hasta ahora. ¿Esto se pude ver replicado en otras compañías del sector?
En las utilities diferenciaría dos tipos de negocio: las que tienen un modelo de negocio más regulado, que producen caja suficiente para mantener sus dividendos y con tipos de interés bajos el mercado está produciendo un re-rating, y por otro ,lado, compañías que están más vinculadas al negocio de generación y se ven muy impactadas por los precios de comodities. Eventualmente sí podemos empezar a ver algunos problemas para repartir el dividendo.

¿Qué hacen con el dividendo que pagan las compañías?
Nosotros lo reinvertimos, se queda en el fondo a la espera de oportunidades.

Los primeros compases del año han sido muy complicados para la gestión. Ustedes tienen en su ADN limitar las pérdidas ¿Cómo afrontan la gestión para lo que resta de 2016?
Intentamos ganar dinero sufriendo lo menos posible. De hecho en enero la bolsa estaba cayendo en torno a un 10% mientras que nosotros nos mantenemos positivos durante todo el mes. Pensamos que el mercado está buscando un punto de equilibrio, que probablemente sea más debajo de lo que estamos ahora, y queremos aprovechar los momentos donde la volatilidad de mercado sea menor para volver a montar coberturas y construir la cartera de una forma más sólida y protegida. Esto está pasando ya, pues la volatilidad implícita ha comenzado a caer y nos acercamos a puntos donde podemos estar más cómodos.

¿Dónde ven los riesgos en próximos meses?
En Europa en los últimos años los beneficios de las compañías no han aumentado y ha sido una expansión de múltiplos de los negocios.  Nosotros vemos que quizás el que continúe la expansión de múltiplos es más difícil y la clave estará en los beneficios.  La única parte positiva es que la previsión de los analistas este año es bastante baja.

Porque las inyecciones de los bancos centrales…¿son positivas o no?
Los bancos centrales han intentado mantener el precio de los activos en un entorno de problemas de deuda, y han dado tiempo para hacer las reformas necesarias. Eventualmente nos preocupa que la política monetaria llegue a su límite y donde realmente el mercado acabe perdiendo la confianza en los bancos centrales.

Da la impresión de que esto está sucediendo ya…
Sí, hay muchas dudas sobre qué pasará con los balances de los bancos. Estas medidas no dan crecimiento per se, realmente necesitas que aumente la demanda, que haya inversión...y eso parece que sigue bastante parado.

Ustedes lanzaron su primer fondo en 2006…Este año están de décimo aniversario. ¿Qué se plantean como objetivo?
Estamos muy contentos con lo que hemos conseguido en estos diez años. No hay tantos fondos de inversión alternativa en Europa con este track record, tenemos más de 500 millones de euros bajo gestión. Tenemos inversores de los cinco continentes, con lo que es una historia única de la gestión en España. Hasta ahora nos hemos enfocado al inversor institucional extranjero y los retos son conseguir más impacto en el mercado nacional. De hecho próximamente lanzaremos un fondo en formato UCIT para que el inversor pueda participar   en ello.