Pablo Nortes, analista de fondos de Tressis SV, analiza las oportunidades de inversión en fondos ante la futura subida de tipos en EEUU.
 
Parece que la Fed deja la puerta abierta a subir los tipos de interés en septiembre. ¿Qué monetarios nos recomendarían para aprovechar la revalorización previsible del dólar?
La tendencia alcista del dólar es una tendencia que los gestores llevan tiempo jugando, pero hay que tener en cuenta que el mercado de divisas es muy complicado. Además, debemos pensar que el EURUSD ha pasado en un año de 1,40 a 1,09. Por ello, sería una apuesta que realizaríamos con cautela y a través de un fondo monetario como el Amundi Money Markets.

¿Es pronto para apostar por bonos ligados a la inflación?
Para aprovechar la subida de tipos en EEUU podemos invertir en estos bonos, cuyo principal se revaloriza con la inflación, pero tenemos otra opción, los bonos flotantes, cuyo cupón se va actualizando con respecto a los tipos de interés del mercado. Los bonos flotantes es la opción que está jugando la mayoría del mercado y es más atractiva porque el tipo de emisiones, el rating, el volumen y la liquidez es más atractiva en los FRN, que en los bonos ligados a la inflación.

Si EEUU sube tipos a la vuelta del verano, ¿prevén un peor comportamiento de la bolsa USA para lo que queda de año?, ¿creen que la bolsa europea podría verse arrastrada o, realmente pesará más el beneficio que causa la subida del dólar?

En estos resultados trimestrales ya estamos viendo esa tendencia. El comportamiento empresarial por el lado de las ventas ha sido por debajo de lo esperado y los beneficios han sido mejores, pero porque las expectativas eran bajas. En cambio, en Europa estamos viendo sorpresas positivas en ventas y beneficios, en gran parte gracias a la caída del euro. Esta diferencia se va a reflejar más en el tercer trimestre y la subida de tipos en EEUU beneficiará también a la bolsa europea.

¿Qué estrategia podríamos jugar para beneficiarnos de la caída del precio de las materias primas?
De forma directa es complicado. Nosotros preferimos jugarlo por los beneficios que trae a las empresas españolas la subida del dólar y por el consumo. Así pues, apostamos por los desarrollados y la mejora de la demanda. También tnemos una segunda opción, que aporta diversificación, como los fondos long-short equiti, que permite ponerse cortos en valores que tienen malas expectativas. Es el caso del fondo Old Mutual Global Equity Absolute Return Fund, que estuvo muy corto en el sector energético.

De forma completamente directa podría hacerse a través de ETFs inversos.

En el complicado mundo de la renta fija, la gestión activa es la clave. En este sentido, ¿ven algún fondo atractivo en la gama de renta fija flexible?
Para jugar la subida de tipos en EEUU, apostamos por fondos con bonos flotantes, como el PIMCO Income, que casi la mitad de la cartera está estructurada con estos bonos y el resto de la cartera es muy flexible.