Iván Díez, de Groupama y Paul Moran, de IEB visitan el plató de la Bolsa de Madrid para hablar de las estrategias de renta variable en un entorno de volatilidad creciente. Porque ésta, ha venido para quedarse. También en 2016. 


¿Qué puede truncar la subida en las bolsas?

Iván Díez, director de Groupama en Iberia y Latam. No sabemos qué puede truncar la buena evolución de las bolsas pero es cierto que en la actual situación es propicia para los activos de riesgo, en general, y la renta variable en particular. Hemos visto este año que la volatilidad ha venido para quedarse, 2016 nos traerá un entorno generador de volatilidad, con lo que es posible que haya ciertos factores que trunquen esa buena evolución de la bolsa. Pero, a fin de cuentas, llegaremos a un punto más alto porque la situación es propicia para los activos de riesgo: Grecia, crecimiento economía europea…todas esas variables externas pueden tener su influencia en un freno o una aceleración de la rentabilidad de los mercados.

Paul Moran, profesor del IEB. Es muy importante seguir cómo evoluciona el euro frente a otras monedas. Todo el mundo piensa que el euro irá hacia la paridad con el dólar y que bajará contra otras monedas pero si vemos que todos los análisis dicen que es momento de invertir en renta variable europea veremos un flujo importante de inversiones hacia la región, y el euro no bajará tanto como está previsto.

Hay muchas previsiones que apuntan a que las compañías no han recogido el impacto de la debilidad del euro. ¿os resultados empresariales y la macro seguirán apoyando la recuperación de los mercados?

Paul. Sí y Europa será un “funding currency”. Ahora el carry trade está en comprar euros e invertirlos en otros mercados. Con lo que de un lado tenemos los flujos hacia la bolsa europea y de otro lado, los inversores que comprarán bonos en euros porque, como Draghi quiere llear a tener inflación, tendrá que hacer QE y eso garantizará que Europa es el sitio más barato para refinanciar la deuda. Sobre todo si lo comparamos con EEUU.

Iván. Totalmente de acuerdo. La renta variable europea se beneficiará al año que viene de la depreciación del euro frente al dólar. Draghi seguirá inyectando liquidez, con lo que el euro se deteriorará y eso es bueno para las compañías europeas que son muy exportadoras. También se beneficiarán de las materias primas, de la mejora en la economía y que los tipos seguirán muy bajos.

Renta variable europea sí, ¿en alguna región?

Iván. Apostamos por Alemania, Italia y Francia. Son países que se beneficiarán mucho al año que viene y son países donde hay pequeñas y medianas empresas que ayudan al crecimiento de sus respectivos países. Son grandes líderes en tecnología, invierten en I+D, tienen muchos sectores como automoción y maquinaria. Son tres zonas geográficas que sobreponderaríamos más

Paul. Creo que tendremos varias elecciones y en España tendremos un nuevo gobierno que llevará acabo nuevas reformas. A nivel Europeo, la CE dejará que los países tendrán una credibilidad fiscal. Tras los últimos atentados se ha dicho que cualquier medida que incremento la inversión en defensiva y seguridad está fuera del pacto de estabilidad. En esto hemos visto que España ha hecho un pacto para crecer más. También en Italia se están limpiando los bancos y vemos perspectivas muy positivas en esos tres países. Obviamente en Grecia y Portugal hay problemas a largo plazo. Irlanda también está creciendo y ha demostrado que las reformas han funcionado y que lo más importante es exportar. España tiene una potencia de exportación tremenda y está saliendo de la crisis debido a las exportaciones.

Si hablamos de EEUU, hay voces que hablan de que la subida de tipos podría poner fin a seis años de mercado alcista en EEUU. ¿Lo creen así?

Iván. El quid de la cuestión no es subirá tipos EEUU o no, porque lo hará, yo creo que el problema es cómo de grande será la subida y cómo de intensa. Estamos en tipos cero con lo que, con que suba un cuarto de punto, tampoco supondrá nada para la economía americana y la clave está en cómo de rápida e intensa sea la subida. Pero no sólo tendrá incidencia en las bolsas americanas, también tenemos que mirar cómo evolucionarán los emergentes o china. El hecho de que las políticas monetarias sean distintas, habrá un influjo de inversores hacia Europa.

Si EEUU no sube tanto como se esperar ¿Podrán hacerlo las europeas?

Paul Sí porque la economía americana va bien, lo que da confianza al A FED para subir los tipos. Si EEUU va bien, Europa irá bien. Las dos economías están muy integradas pero si se beneficia la bolsa europea será porque la economía americana está bien.

¿Cuál es el papel que juega China para el próximo año?

Iván. Lo veremos porque hace unos años decíamos que cuando EEUU estornudaba, el resto del mundo se resfría y ahora se podría decir que es China el que tiene que estornudar. Lo hemos vivido así hace unos meses con las dudas sobre el crecimiento de la economía china y al final hemos visto que ha crecido un 6,9%, Seguirá estando en titulares y puede ser un factor de volatilidad en los mercado con lo que hay que ser cautos y tener en cuenta que el cambio de modelo de crecimiento de China es algo normal.

Paul. Creo que hay otro factor más. Cuando hemos hablado de que el gobierno chino el Banco Central han actuado mal, ahora están aplicando políticas como bajar los tipos de interés, reducir el endeudamiento de la economía no dejando a los especuladores invertir en la bolsa. Vamos a ver una política más sensata en 2016. Experimentaremos menos volatilidad y sobre todo en Europa y EEUU estarán menos afectados por lo que ocurra en China.

¿Dependerán del resto de emergentes?

Iván. Al final los emergentes no hay que verlos como un todo porque entonces cometemos un error. Hay ciertos países dentro de los emergentes que lo están haciendo muy bien y hay otros que peor. Se verán más influenciados por la inestabilidad que haya en Europa o EEUU que nosotros de ellos. Los emergentes sufrirán porque son muy sensibles a subidas de tipos. Seríamos bastante cautos al año que viene.

Cualquier cosa que sea high yield o yunks bonds se verá muy afectado en cualquier parte del mundo. Los inversores europeos han invertido mucho dinero en bonos emergentes y todo ese dinero volverá a Europa uy EEUU, comparando con la crisis de los 90 en Asia es que macroeconómicamente están mejor gestionados. Hay países como Colombia, Perú o Chile que mientras sufren por el precio de las commodities tiene una economía más diversificada y más fuerte de sostener.

Desde el verano hemos visto a la volatilidad subir, ¿cómo debemos combinar estos activos para reducir la volatilidad de la cartera?

Iván. La volatilidad ha venido para quedarse y ese es el mensaje que queremos mandar a nuestros inversores. La renta variable es el activo en el que hay que estar pero ¿qué riesgo estamos dispuestos a asumir y qué precio estamos dispuestos a pagar? No porque la renta variable sea el activo en el que hay que estar vamos a tener que estar sí o sí. Hay que tener claro que es necesaria una buena diversificación de la cartera, ver los riesgos y sobre todo centrarse en compañías, no estaremos en mercados de beta sino de alfa. Sobre todo habida cuenta de la volatilidad que habrá hay que ser muy reactivo y flexible para poder aislarnos un poco de la volatilidad.

¿Cuántos activos habría que tener en cartera para no perder el control?

Iván. Hay estudios que habla de que 35 valores son los óptimos para tener en cartera. Pero no podemos tener 35 valores de un mismo sector, va en función de las clases de activos y zonas geográficas. Deben ser activos no correlacionados.

Paul. 35 es más que suficiente para diversificar y creo que tienes que apostar por las grandes compañías. De un lado Facebook, Netflix, Inditex, Coca-Cola o Microsoft cuando hay un mundo que tiene más volatilidad son apuestas seguras. Las medias y pequeñas se pueden ver afectados por los flujos.

Iván. Nosotros consideramos que hay más valor en las pequeñas y medianas en Europa por varias razones: son menos sensibles al ciclo económico, son líderes en sectores nicho y que seguirán creciendo, son menos volátiles que las large caps porque son menos sensibles a las noticias macroeconómicas. Además, no se utilizan como elementos para poder replicar a un índice. Evidentemente dentro de la diversificación habría que tener de todos los tamaños pero primaríamos estas compañías.

¿A qué plazo?
Cuando uno invierte en riesgo tiene que darle plazo para amortiguar los vaivenes que vienen. A partir de cinco años pero claro hay que mirar el horizonte de inversión de un inversor. Es difícil pero a partir de 5 años podría tener más lógica.

¿Creen que la renta variable es el activo en el que siempre se gana?

Iván. No hay ningún activo en el que siempre se gana

Paul. Las políticas no convencionales de los bancos centrales es como un put. El hecho de que la medida de hacer QE cuando la economía va mal, hace que la renta fija va a la baja. Hemos descubierto que hay muy pocos activos seguros. Estamos en un momento histórico que no ha ocurrido antes.

Iván. Lo que hemos vivido este comienzo de año es que muchos inversores se han desperfilado por el hecho de pensar que la renta variable iba a ofrecer buenas rentabilidades por el hecho de que los bancos centrales seguirán inyectando liquidez y eso es un error. Ojo con esto, no pensemos que en la renta variable se va a ganar seguro porque está el BCE detrás.

¿Cuál sería el paso lógico de un inversor de renta fija?
Iván. Hay que ver su perfil de riesgo pero si no quiere riesgo, la rentabilidad será cero porque el siguiente paso no es ir a la renta variable. Efectivamente dentro de la renta fija se puede conseguir algo de rentabilidad yendo a HY o alargando los plazos pero hay que consensuarlo con el cliente.