Manuel Arroyo comenta las perspectivas que JP Morgan tiene para los mercados internacionales de cara al segundo semestre.
 

¿Las bolsas europeas están caras?
Las valoraciones ahora mismo en términos históricos están en línea con las medias, sobre todo si lo comparamos con otras alternativas de inversión como la renta fija. Ambas variables favorecen la inversión en bolsa europea, lo que sí hay que ver es cómo los próximos trimestres se generan crecimientos de beneficios para sustentar la siguiente pata de una revalorización que ya acumula varios años. A día de hoy no están caras, pero si siguen subiendo sin una mejora de los beneficios, sí lo estarán.

¿Qué expectativas de beneficios guardan para las empresas europeas?
El año empezaba con expectativas positivas, descontando un crecimiento de los beneficios del 14% y, al igual que en los últimos tres años esas expectativas se han ido reduciendo a un 7% a día de hoy. Este número es más alcanzaba y realista y, sobre todo, más fácil de batir pues, al final, las sorpresas son lo que mueve el mercado. Además, esperamos que los beneficios del segundo trimestre sean mejores que los del primero

¿Qué esperan de la política del BCE para los próximos meses?
Esperamos que no mueva tipos de interés en el corto plazo, que implementen las subastas de liquidez dirigidas y, después de ver el efecto que éstas causan, probablemente no sea necesario el programa de expansión cuantiativa. En caso de que sí se tenga que implementar, probablemente sea sobre ABS y la incógnita es el tamaño, ya que es un activo que no tiene un tamaño suficiente para ser representativo y generaría dificultades a nivel de ejecución.

¿Qué calendario manejan para la subida de tipos en EEUU y cuál sería su afectación en el mercado?
Creemos que la Fed se va a ver obligada a subir los tipos antes de lo que se cree y de lo que espera el mercado, ya que la tasa de paro se está reduciendo a un ritmo mayor del que estaba esperando la Fed y, además, creemos que en la segunda mitad del año EEUU crecerá a un ritmo mucho mayor que en la primera parte, a un ritmo del 3%. Por ello, no tendría justificación mantener los tipos de interés en el 0%. La Fed podría subir tipos a principios de año.

Las valoraciones de los mercados emergentes rondan mínimos de 2003, ¿creen que pueden iniciar cierto rally como entonces?
Lo que vemos en emergentes es que, siempre que las valoraciones han estado en niveles parecidos a los actuales, las rentabilidades durante los siguientes 12 meses han sido positivas. De hecho, las medias son de rentabilidades cercanas al 40% y, en algunos casos incluso llegaron al 80% y el 90%. Por ello, hay que empezar a mirar con interés los mercados emergentes ya que las valoraciones están muy deprimidas.
Además, las divisas emergentes se han estabilizado y el entorno macro se está recuperando, por lo que estos mercados también tendrían que beneficiarse. Todo apunta a que, los mercados emergentes, que han sido los que mejor se han comportado en los últimos meses, sigan siendo uno de los principales activos de referencia en el medio y corto plazo.

La renta variable sigue siendo la estrella de sus recomendaciones. ¿En qué mercados se centran?
A día de hoy seguimos apostando por bolsa de mercados desarrollados, sobre todo EEUU, Europa y Japón. Hay que mirar con interés los emergentes, pero donde vemos más visibilidad desde el punto de vista macro y más oportunidades es en los mercados desarrollados, prácticamente los tres con los mismos pesos.
En cambio, la renta fija ofrece muy pocas alternativas, quizás, dentro del crédito, acudir a emisiones de menor calificación. Hasta que no veamos subidas de tipos y TIRes, las bolsas son el activo por el que estamos apostando.