“En vez de solucionarse el problema del sector financiero, se ha complicado aún más porque hay un sector financiero sobre dimensionado. Además, con las fusiones, se han hecho problemas más grandes, como el caso de Bankia”, indica José María Luna, director de análisis de Profim EAFI


No obstante, el experto valora que “ahora sea un banquero y no un político el consejero delegado de Bankia”. Respecto a la nacionalización del 45% de las acciones de la entidad, comenta que “la inyección de dinero público no es una solución, la solución habría sido la liquidación”.  Con la entrada de capital público en la entidad, “probablemente los que salgan peor parados sean los accionistas, pues a la larga se tendrán que hacer ampliaciones que diluirán sus posiciones”.

Luna recuerda que, “con la nacionalización de Bankia a través del FROB el Estado se endeuda más, aunque la deuda se transforme en acciones”.

 Entre los fondos de bolsa española, “la mayoría están en negativo en lo que va de año, aunque algunos, de stock pickers, caen una tercera parte de lo que cae el Ibex 35, esto es debido a que no han tenido financieras en sus carteras”. Desde Profim EAFI aconsejan reiteradamente estar fuera de la bolsa española porque “el país está muy endeudado, no hay un modelo de Estado concreto, la tasa de paro española es muy elevada y el sector financiero es muy grande”.  Por todo ello, Luna cree que “la recesión será duradera, por lo que la inversión en España no es atractiva”.  No obstante, sólo hay una excepción “las acciones de compañías sólidas, solventes y diversificadas geográficamente y que no sean bancos, pues pueden verse obligados a reducir dividendos. En ellas buscaríamos el dividendo cubriendo la inversión a través de ETFs o ventas de futuros sobre el Ibex 35”.

 En renta fija española sí abogarían por las emisiones de bancos, “pero con matices.  Sólo deuda senior de Santander y BBVA”. Esto lo acompañarían con otras emisiones corporativas, nunca de deuda soberana española.

 Respecto a los depósitos bancarios, comenta que “son productos conservadores, que pueden dar diversificación a la cartera, pero hay otros mejores. Los depósitos de las mejores de las mejores entidades financieras cada vez están ofreciendo rentabilidades menores, mientras que, las que ofrecen mayores tipos, son las entidades que no están en su mejor momento y necesitan captar dinero”. Por tanto, “no recomendaría entrar en depósitos de entidades con problemas, sí en los de BBVA o Santander, pero sabiendo que estos productos no dan gran liquidez si necesitamos el dinero en un momento dado”.  

 Para un inversor conservador, la mejor alternativa son “los fondos de deuda corporativa, que están dando rentabilidades del 3-4% este año, tienen mayor liquidez, la fiscalidad es mejor porque se pueden traspasar a otros productos de inversión y, mientras que los depósitos están garantizados hasta 100.000 euros por titular, los fondos de inversión están fuera del balance de la entidad gestora y de la depositaria, por lo que, si tienen un evento de crédito, el fondo no se ve afectado”.


“Probablemente Grecia tenga que salir de la Unión Europea, si su salida se hace de forma ordenada, no tendría por qué afectar negativamente al euro, de hecho, podría hacerle apreciarse”. Sin embargo, “si la salida se hace de forma desordenada, el miedo contagiará el mercado y podría crear un problema al euro. En este caso, un inversores de fondos de euro, podría cambiar sus fondos a otras monedas”.


 
La recomendación en fondos de Profim EAFI pasa por “fondos de deuda corporativa de compañías sólidas, solventes y diversificadas internacionalmente, fondos de autor, algo de retorno absoluto, bolsa americana, emergentes, sobre todo Asia excluyendo Japón y Alemania”. Sin embargo, “nada de deuda pública periférica”.


Para amortiguar la cartera recomienda “debemos cubrir la totalidad de la cartera si somos inversores de corto plazo, y de forma parcial, si somos de largo”. ¿Cómo? “podemos usar los fondos de volatilidad y fondos cotizados inversos”.