El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, consiguió sorprender a los mercados en su reunión de ayer con una serie de medidas que por su intensidad llegaron a causar el efecto contrario al esperado.

El presidente del BCE, Mario Draghi, sorprendió a los mercados rebajando el tipo de interés al 0%. Aumentó las compras de activos de 60.000 a 80.000 millones de euros mensuales, recortó el tipo de facilidad de depósito hasta el -0,4%, incluyó la adquisición de deuda corporativa en su plan de compra de activos y anunció nuevas rondas de liquidez para los bancos, que podrán pedir dinero prestado al 0% hasta 2020.

El mercado esperaba acción y Draghi saco toda la artillería. Pero tras el primer impulso alcista de los mercados tras conocerse las medidas, los inversores acabaron mostrando desconfianza  al interpretar que su intensidad releva la complicada situación económica de la zona euro y que el problema podría ser mayor de lo esperado.

Los analistas e inversores también se planteaban, que si las medidas anunciadas por el BCE no acaban  proporcionando el efecto esperado, como reforzar el crecimiento, incrementar la concesión de créditos y aumentar las perspectivas de inflación.  De cara al futuro a la entidad le podría quedar poca munición con la que actuar, sobre todo tras descartar la opción de situar los tipos de interés en negativo. 

Las principales bolsas europeas registraron un episodio de alta volatilidad, el DAX 30 de Fráncfort, el índice de referencia en Europa, llegó a acariciar los 10.000 puntos pero terminó cerrando con una caída del -2,31% en 9,498 enteros. El FTSE 100 de Londres se dejó un -1,78, el CAC 40 de París cedió un -1,10% y el Euro Stoxx 50 terminó cerrando con un descenso del -1,51% en 2.970 enteros.

Entre los índices europeos, el único que consiguió cerrar en positivo fue el Ibex 35, que logró cerrar con un avance del 0,07% en 8.766 enteros. Pero la situación técnica del selectivo español empeoró por momentos, en el grafico adjunto del futuro del Ibex 35, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar cómo dejo una vela de connotaciones bajistas conocida en análisis técnico como vuelta en un día.

 

Este tipo de velas son bastante comunes en mercados de alta volatilidad, están consideradas como formaciones de cambio de tendencia y suelen anticipar el final de un movimiento alcista o bajista del mercado, pero deben ser confirmados en las siguientes sesiones debido a sus altas implicaciones emocionales.

De momento no se está confirmando, el selectivo español y el resto de bolsas europeas retoman la senda alcista. El Ibex 35 ha iniciado la sesión con un gap de ruptura alcista que le ha llevado a situarse por encima de su primer nivel de resistencia, situado en 8.800 puntos.



Tras los primeros compases de negociación europea el Ibex cotiza en 8.988 puntos, la resistencia de los 8.800, que estaba frenando los avances durante los últimos siete días, pasa a ser su primer nivel de soporte y deja el camino despejado hasta los 9.250 enteros.
 

David Pina
Analista Colaborador de ActivTrades