Los últimos datos que tenemos sobre la evolución de los fondos de inversión son los de noviembre y estos no hacen sino confirmar la tendencia negativa de estos productos durante el ejercicio. Sólo en noviembre el patrimonio de los fondos cayó un 2,2% según datos de la patronal del sector, de Inverco. En el conjunto el año, “el balance no puede ser positivo”, asegura Javier Ruiz Villabrille, responsable de Dexia AM para España y Portugal que explica “durante este año hemos visto dos tipos de movimientos, el primero viene por el propio mercado, si los mercados caen el patrimonio de los fondos cae y el segundo viene dado por una cierta guerra del pasivo con un paso de los inversores desde los fondos a los depósitos”. Y es que, tal y como explica este experto financiero, “la guerra del pasivo la han ganado los depósitos bancarios. Una guerra que en España se ha visto acentuada por la bancarización de los productos de inversión”.

Caídas de patrimonio pero también caídas de rendimiento. A finales de noviembre, los fondos garantizados y los de renta fija figuraban entre los más rentables mientras que los fondos de renta variable acumulaban minusvalías superiores al 40%. Sin embargo, la valoración del experto es “positiva, ya que –dice- los fondos ofrecen un abanico de oportunidades de inversión muy amplio. Los inversores pueden fácilmente y con ventajas fiscales pasarse a fondos más conservadores que les protegen el capital y les dan rentabilidades (…) Los fondos tienen grandes ventajas: son productos muy líquidos y hacen lo que dicen que van a hacer. Esto –asegura Javier Ruiz Villabrille- permite al partícipe distribuir su patrimonio, diversificar en función de las expectativa”. En conclusión, comenta el responsable de Dexia AM para España y Portugal “son un instrumento optimo para invertir”.

Mirando ya a 2009, a un año complicado tanto desde el punto de vista macroeconómico como desde el punto de vista empresarial, el experto señala, “las perspectivas no son halagüeñas. No hemos tocado fondo. Hay varios factores que nos hacen ser prudentes con respecto a las perspectivas macro”. Según explica, “en Estados Unidos ha habido una caída generalizada del consumo y el consumidor americano ha sido quien ha tirado de la economía los últimos siete año y eso tiene que ser reemplazado. Creemos –añade- que la clave en el caso americano viene dada por la estabilización del mercado inmobiliario, cuando se estabilice veremos cómo el resto de mercado, en particular el de crédito, se estabiliza”. A esto añade el responsable de Dexia AM para España y Portugal, “hay que añadir el paquete de estímulos fiscales en Estados Unidos que incidirá en el gasto de los consumidores y va a hacer que si todo va bien acabemos 2009 con un crecimiento cero que es nuestra mejor estimación”.

Un año en el que la palabra recesión estará, como ya está, encima de la mesa y en el que cabe preguntarse, ¿qué profundidad y qué duración tendrá esta recesión?. Según explica Javier Ruiz Villabrille, “todo dependerá del impacto de las medidas fiscales que se están tomando. Hay que recuperar la normalidad en los mercados de crédito. Cuando esto suceda, la economía global irá mejor. Entramos en un entorno de tipos bajos, tanto en Estados Unidos como en Europa, aunque el caso de Europa –asegura el experto- carece de un plan de estímulo fiscal coordinado”. Para este experto, “quitando este estímulo fiscal, Europa tardará tiempo en recuperarse”.

En cuanto a la evolución de la economía española en 2009, el experto comenta, “el caso de España es particularmente negativo, porque tiene problemas específicos. La burbuja inmobiliaria es de un tamaño mayor que en otros países”. Sin embargo, asegura el responsable de Dexia AM “España tiene una ventaja: su nivel de deuda es bajo. Tiene margen de maniobra para implementar medidas que estimulen la economía”.

 

Con las previsiones macroeconómicas sobre la mesa, la estrategia del responsable de Dexia AM de cara al año que viene será la de “esperar a que el panorama se aclare”. Y es que comenta Javier Ruiz Villabrille, “no podemos hablar de una recuperación clara de la renta variable y debemos preconizar estrategias más defensivas, en renta fija de gobiernos con un horizonte de cinco años y olvidarnos del monetario que en el entorno de tipos de interés bajos, no ofrecen nada”. Para el resto de activos más arriesgados como el crédito o la renta variable, asegura este experto financiero “sólo son recomendables para inversores que tengan un horizonte temporal más alto”.

Pero, ¿será o no será 2009 el momento de empezar a fijarse en renta variable?. Este experto lo tiene claro. “Sí, en el transcurso del 2009 habrá un momento en el que tendremos que ir entrando en renta variable e incluso en los niveles actuales, sabiendo eso sí que hay volatilidad y que habrá más caídas”. Por zonas, Javier Ruiz Villabrille se muestra positivo especialmente con Estados Unidos. “Si Estados Unidos tiene más posibilidades de recuperarse y de salir de la crisis antes que otras zonas, lógicamente iríamos a Estados Unidos”, aunque en Europa, asegura el experto, “también hay grandes compañías con visibilidad importante, con dividendos de calidad generados a partir de ingresos estables y de negocios claros”. Compañías –dice- “en el sector de las utilities, en el de la energía, telecomunicaciones”. E incluso compañías españolas que están en esta situación “como Telefónica o Iberdrola”.

En cuanto a la situación de los países emergentes, Javier Ruiz Villabrille comenta “los mercados emergentes tienen un problema, su prima de riesgo y cuando hay volatilidad –asegura- la prima de riesgo juega en su contra (…) Sin embargo, a medio y largo plazo, los países emergentes son una apuesta clarísima”. No así los fondos de bolsa española. “El Ibex es un índice muy concentrado y que permite poco juego. A un inversor que quiera diversificar no le recomiendo que invierta en España en 2009”.

Por sectores, el responsable de Dexia AM se muestra especialmente positivo en los sectores defensivos. “El consumo durante 2009 no repuntará, por tanto –asegura el experto- el consumo cíclico hay que evitarlo e irse a sectores maduros aunque menos atractivos, como el de utilities”. Para un inversor conservador, el consejo de este experto pasa por “renta fija de gobiernos y productos monetarios dinámicos” mientras que para un perfil algo más arriesgado, recomienda “tomar posiciones en crédito corporativo de alta calidad, en bolsa e incluso en high yield”