Japón es un mercado que actualmente ofrece oportunidades interesantes. Una importante tendencia de inversión a largo plazo se deriva, por ejemplo, de la escasez de mano de obra. Cuando nos reunimos con los equipos directivos de las compañías, uno de los aspectos por los que solemos interesarnos son sus perspectivas de contratación, es decir, si prevén que van a tener más o menos empleados que hace tres años.

Según se desprende de sus respuestas, la mayoría de las compañías tienen la necesidad de contratar jóvenes titulados simplemente como reemplazo para los empleados que se jubilan. De hecho, la tasa de desempleo es actualmente menor que hace 20 años y se sitúa al 3,4%, mientras que el ratio de aspirantes a un puesto de trabajo es de 1,2x, debido a que los nacidos durante el baby boom se están jubilando al mismo tiempo que disminuye el número de nuevos trabajadores.

La falta de mano de obra más importante se ha registrado en el sector de la construcción durante los últimos dos años. En realidad, más de 20 años después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, las compañías constructoras han recuperado su poder de fijación de precios dado que hay un aumento del número de nuevos pedidos por parte de los empleados públicos. Esta tendencia debería continuar siendo favorable apoyada por las Olimpiadas que se celebrarán en Tokio en 2020. Debido a la escasez de mano de obra, las empresas tendrán que encontrar soluciones de personal, especialmente en el sector servicios.

En este sentido, la flexibilidad laboral se ha incrementado de manera significativa durante los últimos 20 años, con el porcentaje de trabajadores no-regulares duplicándose hasta suponer actualmente casi el 40%. Pero desde hace unos años, el nivel de estos trabajadores ha alcanzado su punto máximo dado que las compañías tienen la necesidad de asegurar a sus trabajadores, anticipándose a una mayor escasez de mano de obra (el número de nuevos graduados ha descendido progresivamente, combinado con un elevado número de personas que se jubilan), y por tanto tienen una mayor disposición a contratar un gran número de empleados regulares. Como consecuencia, se realizan más contratos regulares en las grandes empresas, especialmente para los jóvenes graduados.

Una manera de estar expuesto a esta falta de mano de obra es a través de las dos mayores compañías de búsqueda de empleo: Recruit y Temp Holdings. Recruit es la empresa número uno de colocación de personal en Japón y cuenta con dos líneas de negocio: la primera de ellas es el marketing online y un sistema de reservas, que tiene un crecimiento de un solo dígito, pero alto. El segundo segmento de negocio es el servicio de empleo: Recruit compró hace tres años el portal número uno de recursos humanos en Estados Unidos, una especie de Google de este sector, y lo ha convertido tras un rápido crecimiento en una compañía que tiene de media mensual 170 millones de usuarios únicos, y un crecimiento interanual del 50%. Por su parte, Temp Holdings es la segunda compañía de colocación laboral en Japón y su cuota de mercado está creciendo debido a la consolidación de la industria, ya que ha adquirido compañías del sector de grandes empresas que necesitan centrarse en su negocio central. Temp compró Panasonic Excell Staff en marzo de 2015, lo cual ha incrementado sus beneficios un 28% interanual en el primer semestre del año.

Desde un punto de vista macroeconómico, esta falta de mano de obra está propiciando en líneas generales un incremento de los salarios y unos mayores bonus y, por tanto, esto debería estar acompañado de un mayor consumo doméstico. No obstante, pensamos que la desaceleración económica global lastrará, sin duda, las manufacturas dada la exposición a mercados emergentes, como es el caso de los productores de acero. De hecho, esto ya se ha comprobado en los decepcionantes resultados trimestrales, acompañados de unas previsiones más bajas.

Lo contrario ha sucedido con las compañías del sector de la automoción con una gran exposición a Estados Unidos tales como Fuji Heavy Industries, el fabricante más rentable de coches Subaru, para el que el 60% de sus ventas procede de Estados Unidos frente al 4% de Europa, Australia y China, y las compañías de servicios como Recruit, que por su naturaleza orientada al mercado doméstico, están batiendo las estimaciones