Robert Casajuana, economista de ISEFI, analiza la situación actual de los mercados europeos y las oportunidades de inversión que nos deja este contexto. 
 
Esta semana estamos pendientes de la reunión del BCE, además, este mes comienza a implementarse el QE. ¿A qué debemos atender?
En esta reunión estaría muy atento a la dialéctica y la manera de explicarse de Draghi en cuanto a la inflación. Sabemos que el QE durará hasta septiembre de 2016 y dependerá mucho de si la deflación se vuelve inflación. Así que, habrá que estar atentos a los detalles sobre inflación en europea. Además, debemos estar atentos a los detalles adicionales sobre este programa, pues el BCE va a llevar a cabo una compra mensual de 60.000 millones de euros en el mercado de renta fija europeo este mercado no es el de treasury americano, que es un mercado mucho mayor. Así que, hay que ver los detalles de qué van a comprar y cómo. Por ello, veo muy difícil que el BCE, a través del QE, consiga revertir la tendencia deflacionaria y llegar a su objetivo de inflación, cercano al 2%, en septiembre de 2016.

¿En qué posición deja esto a los activos de renta fija?
Va a continuar la bajada en TIRes. Vemos a Irlanda que ya tiene su bono por debajo del 1% de TIR, y España e Italia van en esa dirección. Creo que la QE va a intensificar la bajada de TIRes. Ahora bien, en España el hecho de factores exógenos al mercado, como el ascenso al poder de un partido político como Podemos, podría dar inestabilidad, cambiando la tendencia.

¿Cree que es posible encontrar algo de rentabilidad en la renta fija?
Sin duda. De hecho, el 2014 fue un año en el que la mayoría de grandes gestoras decían que no había recorrido en renta fija y había que ir a renta variable, y nada más lejos de la realidad. En 2014 la renta fija continuó tirando. Además, tenemos que pensar en comparar la renta variable europea con la renta fija. Si nosotros hubiéramos comprado el 1 de enero de 2014 el bono español a 10 años y lo hubiéramos vendido el 31 de diciembre, habríamos obtenido un 20% de rentabilidad.

Si que es cierto que la inversión en renta fija, pensando sólo en la TIR está más complicada, pues la bajada actual de TIRes, pero lo que debemos hacer ahora es buscar la rentabilidad más por la vía del precio, es decir, si nos da un cupón bajo, pero el precio va subiendo, es otro tipo de inversor. Así, en Europa me centraría en bonos Investment Grade, más corporativos que soberanos. Nosotros estamos comprando bonos de Avon y Bombardier con unas TIRes del 8%, muy razonables.

A nivel de EEUU , me centraría en bonos high yield, pues la macro está tirando más y el riesgo de default es menor.

¿Es la renta variable la alternativa para los inversores que compraban renta fija?
Que haya menos valor en renta fija no creo que sea razón para que pasemos a otro asset class. De hecho, creo que hay que tener renta variable y renta fija en cartera. En renta variable hay que estar atentos a los PER, pues hay bolsas europeas que este año se han puesto con un PER por encima de 20. Una de las bolsas europeas por la que apostaría es el Dax, pues aunque el PER no es bajo -18 veces-, está por debajo de la media de las grandes economías europeas.

En Wall Street podemos continuar invirtiendo en renta variable pues, a pesar de que la revalorización ha sido muy importante, los beneficios empresariales están siendo reflejados en la bolsa y también va tirando la macro americana.
En primer lugar ponderaría a Alemania, después a EEUU y después iría a buscar otros países de la zona euro.

Se habla de que los mercados están en tal extremo de complacencia que, cuando entren los inversores minoritas, vendrá la gran corrección. ¿Qué piensa?
Estos dos primeros meses del año pueden habernos malacostumbrado, pero creo que no será la tónica del año. Si tuviera que entrar ahora en renta variable, me esperaría a una muy probable toma de beneficios y una corrección. La corrección va a existir más pronto que tarde