Martyn Hole, director de inversiones en Capital Group, señala que el mercado japonés ofrece valoraciones interesantes ahora mismo con un PER (ratio precio-beneficio) de 14 o 15 veces y un dividendo cercano al 2%. Destaca además que "probablemente estemos en el mejor 'momentum' de beneficios en término de revisiones al alza".

¿Por qué es conveniente invertir ahora en Japón?

Si se compara las valoraciones del mercado japonés frente a otros mercados como Estados Unidos o Europa, Japón ofrece valoraciones interesantes ahora mismo. El ratio PER se sitúa en 14 ó 15 veces y con un dividendo razonable cercano al 2%. Además, probablemente estemos en el mejor momentum de beneficios en término de revisiones al alza. Por tanto, buen momentum de beneficios, valoraciones atractivas, además estamos viendo muchas reformas en lo que se refiere al gobierno corporativo. Todos estos factores son muy positivos para el mercado de renta variable japonés.

En octubre se celebraron las elecciones en Japón con victoria de Shinzo Abe. ¿Qué supone el 'Abenomics' para la economía japonesa y la renta variable del país?

Las reformas que ha supuesto Abenomics son muy positivas para la economía a largo plazo. Creemos que la tasa de crecimiento de Japón ha mejorado debido a su agenda de reformas. Estamos asistiendo a cambios como una mayor participación de la mujer en el mercado laboral, mayor presencia de trabajadores extranjeros, y todo esto es positivo para las perspectivas. Además, hemos visto la intención del gobierno en centrarse en la mejora del gobierno corporativo tanto en el lado de las compañías como de la inversión. Estamos viendo más directores independientes en los consejos de administración de las compañías japonesas, unos mayores dividendos, una mayor recompra de acciones y hay un incentivo real para que las compañías reduzcan los niveles de efectivo que atesoran en sus balances para mejorar el ROE. Esto es clave para el mercado de renta variable japonés dado que existe una fuerte correlación entre las valoraciones en el mercado de acciones y el ROE. Cuando el ROE se sitúa por encima de 8, se tiende a seguir una relación lineal que lleva a un PER más alto. A día de hoy el ROE del mercado japonés se sitúa en cerca de 9 y no descartamos que se sitúa en el 12% dentro de tres a cinco años, lo que supondría unas valoraciones mucho más elevadas que las que actualmente tenemos, probablemente entre un 30 y un 50% más altas. Esta es otra razón por la que somos positivos con las perspectivas para el mercado de renta variable japonés.

¿Qué sectores ve mejor en la economía de Japón?

Un área que nos gusta mucho en general es el segmento de robótica, automatización de las fábricas. En este sentido, un aspecto interesante lo encontramos en el crecimiento de los salarios en China que ha sido bastante sólido en los últimos años lo que ha llevado a que cada vez más empresas hayan tratado de reemplazar algunos puestos de trabajo con máquinas y robots.

En nuestra cartera tenemos una exposición importante, dentro de esta área de robótica, a maquinaria, automatización de las fábricas, tecnologías de la información; porque pensamos que estas compañías tendrán un muy buen comportamiento.

Otro segmento que nos gusta el sector químico. Empresas como Shin-Etsu, por ejemplo, que proporciona la silicona que se usa en los semiconductores. Este es otro segmento que nos parece bastante atractivo.

En tercer lugar, tenemos también exposición a algunas empresas financieras, tanto a bancos como a compañías financieras, que no son bancos, pues pensamos que se trata de un área que a medida que la economía en Japón mejore, empezaremos a ver signos de que la inflación repunta, los tipos de interés subirán en última instancia y esto será positivo para las entidades financieras. Por tanto, este es otro segmento que nos gusta dentro de la renta variable japonesa.

El euro se aprecia frente al yen cerca de un 7% en el último año. ¿Cómo influye el riesgo divisa a la hora de operar en el país?

Esto es algo que ha sido muy interesante. Si se analizan los últimos años, hemos visto una casi perfecta correlación entre el yen vs el dólar y el mercado de renta variable japonesa. Cuando el yen está débil, el mercado de renta variable japonés es sólido y cuando el yen está fuerte, el mercado de renta variable japonés se ha comportado, en el pasado, de forma débil. Esta relación se ha roto en los últimos meses. A pesar del hecho de que el yen ha estado bastante fuerte frente al dólar, el mercado se ha comportado muy bien. Y esto nos lleva de nuevo al punto que comentábamos al principio de que asistimos a un entorno caracterizado por un sólido momentum de los beneficios, valoraciones atractivas, buenos dividendos y además el resultado de las elecciones fue muy positivo para la economía.

En lo que respecta a la relación con el euro, no podemos olvidar que el euro se ha apreciado frente al yen, el dólar y frente a muchas otras divisas, y muchas empresas basadas en Europa obtienen una parte importante de sus beneficios en el extranjero, exportan importantes volúmenes y un euro fuerte no es positivo para ellas. Como comentaba al principio, cuando se analiza el momentum de los beneficios, este es muy positivo en Japón, es muy positivo también en los mercados emergentes, es bueno en Estados Unidos, pero la región en la que ha sido más débil ha sido en Europa. Pensamos que esto se debe en parte al hecho de que la divisa se ha apreciado. Por tanto, la debilidad del yen frente al euro es net-net positivo para las empresas japonesas porque compiten con las empresas europeas. De nuevo, un factor positivo.

La rentabilidad anualizada a diez años del fondo Capital Group Japan Equity Fund es del 7,5% y a cinco años del 15,3%, batiendo a su índice de referencia. ¿Cómo se consigue esto?

La mayor parte del exceso de rentabilidad que hemos visto ha procedido de la selección de compañías. También hemos visto un impacto positivo de nuestras perspectivas sectoriales. Diría que dos tercios procede de la selección de compañías y un tercio de la ponderación sectorial.

Uno de los aspectos que considero más interesantes sobre el mercado de acciones japonesas es que ha atravesado una situación de mercado bajista desde finales de los ochenta, principios de los noventa, y creemos que la cantidad de análisis que se ha llevado a cabo por brokers ha sido muy limitado. Podemos encontrar empresas con gran capitalización de mercado, empresas grandes, que prácticamente ninguna empresa está cubriendo desde el punto de vista del análisis. Por tanto, pensamos que tener un equipo que analiza las compañías desde un punto de vista bottom-up, en un segmento en el que hay muy poca competencia por parte de los brokers, significa que podemos conseguir una ventaja de análisis muy significativa identificando empresas infravaloradas.

El fondo de pensiones japonés GPIF sobrepondera al fondo entre sus inversiones. ¿Qué significa esto para una gestora como Capital Group?

Estamos muy orgullosos. Somos una de las dos gestoras extranjeras que están gestionando renta variable japonesa. Y el hecho de que el fondo de pensiones del gobierno nos haya elegido para gestionar una parte de su fondo de pensiones es algo de lo que estamos muy orgullosos.