Gonzalo Rengifo, Director general de Iberia y Latam de Pictet AM, habla sobre las oportunidades de inversión que existen tras el compromiso mundial por abordar la lucha contra el cambio climático.
¿Por qué es importante el cambio climático y la responsabilidad medioambiental también en el mundo económico?

Creo que es importante porque también hay que comentar lo que está pasando en París. Es la 21 reunión desde el punto de vista del cambio climático y en París hemos visto grandes avances. La información importante con respecto a esta cumbre es primero que el acuerdo va a ser multisectorial. Ya no va a afectar al sector energético e industrial como en Kioto, sino que va a incluir a sectores que son muy importantes para el cambio climático. Estos son sectores de agricultura o de deforestación que tienen que ver con medioambiente directamente. El 13% de las emisiones vienen de la deforestación. Es decir, cuantos más bosques se destruyen, más CO2 se captura y por tanto va a ser uno de los sectores que va a estar más involucrado. Con lo cual el compromiso de los países a nivel económico va a incluir a todos los sectores para ser más sostenibles y mitigar la huella de carbono. Ahí para los inversores va a haber muchas oportunidades.

¿De qué manera podemos realizar este tipo de inversiones más ecológicas o más responsables y a través de qué temáticas lo podemos hacer?

El inversor tiene dos alternativas. Una es invertir de forma sostenible en estrategias de inversión que son sostenibles por sí mismas, que a la hora de elegir las compañías están adoptando criterios ISR (medioambientales, de gobierno corporativo, y criterios desde el punto de vista social) y por tanto con esos criterios lo que se hace es excluir dentro del universo de inversión y seleccionar las que son más sostenibles de cara a estos aspectos que comento. Ahí lo que diría al inversor es que miren fondos que tengan el apellido de sostenible como el caso de nuestro fondo europeo de renta variable, que es sostenible, Pictet European Equities Sostinible. O también en mercados emergentes. Este tipo de estrategias lo que le permite al inversor es invertir en compañías que realmente se pueda medir el impacto desde el punto de vista de sostenibilidad. Por dar un ejemplo el fondo europeo lo que sí te permite es que en estos momentos nuestra cartera está invertida en una serie de compañías europeas que emiten un 37% menos que lo que es el índice. Directamente el inversor invierte en ese tipo de estrategia y está contribuyendo positivamente a menores emisiones de Co2. Eso es multisectorial.

Otra de las estrategias interesantes que puede acceder el inversor es a nivel temático en dónde la propia temática del propio fondo lo que hace es invertir directamente en sectores o en industrias que se benefician de este cambio climático. Por ejemplo en invertir en un fondo de agua, fondos de agricultura, fondos de madera, o fondos de energías alternativas. La verdad es que el inversor tiene muchas posibilidades y le animaría a que dentro de su cartera empezara a incluir este tipo de productos más sostenibles y más comprometidos con el cambio climático.

¿Qué empresas ven interesantes dentro del campo de la eficiencia energética?

Dentro de esto tenemos todo lo que son energías renovables y estamos hablando fundamentalmente de energías eólicas o energía solar. Ahí sigue habiendo demasiada discusión porque la producción de una placa solar o la construcción de una torre eólica supone la emisión de CO2. Lo que sí tiene que saber el inversor es que se consume Co2 en la producción pero luego la propia energía en su vida útil lo que hace es recuperar todo ese Co2 emitido. Con lo cual en eso son bastante eficientes. Empresas que tenemos ahí en el caso español nosotros por ejemplo somos bastante pioneros y líderes en energía eólica o solar. Empresas tipo Acciona o Gamesa. Pero luego hay compañías tipo Tesla o Termofisher donde de alguna forma hay muchos avances en todo lo que es el consumo eficiente de las energías que tenemos a disposición. En EEUU hay compañías que lo que están haciendo es desarrollar una serie de dispositivos inteligentes a nivel de los hogares que lo que hacen es por una lado informar al consumidor de lo que está consumiendo a tiempo real y por otro lado se conecta automáticamente con la fuente de la energía y de alguna forma gestiona eficientemente lo que es la factura solo consume en aquellos proveedores que de alguna forma tienen tarifas más baratas.

¿Qué estrategia desarrollan a la hora de seleccionar una empresa o no?

Nosotros hacemos dos tipos de análisis: El análisis financiero tradicional, que es analizar los fundamentales de la empresa desde el punto de vista de balance, cuenta de resultados, generación de caja etc. Luego le superponemos un análisis de ISR, que es desde el punto de vista de sostenibilidad. En ese análisis de sostenibilidad nosotros lo hacemos de forma propia. La verdad es que hay muchos factores que se miden. Hay unos 1.200 datos por cada empresa y lo que se hace es un rating de sostenibilidad. Entonces lo que hacemos nosotros es invertir en el primer 25% de empresas más sostenibles de cada uno de los sectores. No olvidemos que invertir a nivel de sostenibilidad significa invertir de forma multisectorial o de forma global. En el caso de autos, que está muy de moda en estos momentos, ahí existe un ránking más sostenible y quién emite menos Co2 a la hora de producir etc. Ése es uno de los sectores en los que menos invertimos por el tema de contaminación, lo mismo que en empresas de petróleo. Estamos más orientados a empresas de renovables o incluso empresas que tengan más capacidad de generación hidroeléctrica por ejemplo, que es muy poco contaminante, o compañías que utilicen más gas que petróleo. Si sumáramos el número de compañías sostenibles potenciales de inversión estaríamos hablando de un nivel de capitalización muy importante.

¿Cuáles serían los riesgos de invertir en este tipo de compañías?

Invertir en sostenibilidad significa reducir los riesgos en tu inversión. Eso hay que tenerlo muy claro. Hay que hablar más de reducir riesgo que de obtener más rentabilidades. Toda compañía que tiene una sostenibilidad clara en cuanto a nivel social de gobierno corporativo como de gobierno medioambiental está abocada a pervivir en el tiempo de forma mucho más sólida que una compañía que no tenga esa política tan sostenible. Entonces lo que al final sí que tiene que entender el inversor es que invertir en sostenibilidad significa reducir riesgo en mi cartera. Quiere decir invertir más a largo plazo, pero luego si hablamos de rentabilidades potenciales estamos hablando de compañías que crecen entre el 6% y el 8% al año. Dos veces o dos veces y medio el crecimiento del PIB global y por tanto son industrias interesantes. Ahora no pensemos que invertir en sostenibilidad es invertir en lo más rentable del mercado, porque hablamos de invertir en un número de compañías que es más reducido que lo que existe en el mercado, pero lo que sí vamos a tener es la certeza de que estas compañías van a durar más.

12:58 ¿Qué rentabilidad esperan para su fondo de aquí a largo plazo?

Si invertimos en renta variable europea sostenible creo que la rentabilidad tiene que ir en línea con el crecimiento de los beneficios de las compañías en las que invertimos. Esas empresas estarían en torno a un crecimiento del 6% y el 8% a un plazo de dos o tres años. Lo que sí hemos visto en los dos últimos años es que estas políticas de inversión lo han hecho mejor que los índices. No debería ser así, pero sí que vamos a tener rentabilidades muy razonables en línea con los índices o por encima de ellos.