Los mercados de renta variable están siendo fuertemente penalizados. Pero todavía quedan opciones: invertir en renta fija. Los expertos consideran que esta categoría sigue siendo un refugio ideal para capear el temporal bursátil de los últimos meses. Y sirva como referencia que es la única que mantiene una rentabilidad media positiva- del 1,42%- a un año. Mirando al binomio rentabilidad-riesgo, la segunda variable prima sobre el beneficio. Y si hablamos de activos seguros la apuesta se centra en  “un fondo de inversión que solo invierta en títulos emitidos por Estados de la zona euro y de muy corto plazo”.
Entrevista a Cristina Merry del Val, directora ejecutiva para España y Portugal de Goldman Sachs

¿Por qué es ahora interesante invertir en deuda de los estados de la Zona Euro ( en el primer caso) y de EE.UU. ( en el segundo) si ante la previsión de nuevas "avalanchas" de emisión de deuda se anticipa que se colocarán a tipos inferiores que los otorgados hasta el momento?


La respuesta depende del sentimiento de los inversores. Los "government money market funds" con calificación AAA y patrimonios estables son muy parecidos a los fondos monetarios tradicionales, salvo por el hecho de que invierten en títulos del gobierno. Al igual que los fondos monetarios tradicionales, están diseñados para ofrecer liquidez diaria y potencial para ofrecer rentabilidades por encima de los depósiots bancarios o los propios títulos del gobierno o del tesoro.

Aunque los fondos monetarios tradicionales que invierten en papel comercial ("prime money market funds") han sido bien acogidos tanto por los inversores particulares como los institucionales en Europa, los inversores que huyen de la exposición al crédito han buscado cada vez más la seguridad de la deuda pública. Los fondos monetarios en Europa pueden dividirse ahora, por lo tanto, en dos categorías: los fondos monetarios tradicionales que invierten en certificados de depósito, papel comercial, bonos a tipo variable, acuerdos de recompra, títulos del gobierno a corto plazo y depósitos a plazo; y los fondos monetarios que invierten fundamentalmente en títulos del gobierno con calificación alta y títulos de entidades supranacionales, mediante propiedad directa o a través de acuerdos de recompra.

¿A quién van dirigidos?

Los fondos monetarios que invierten en títulos del gobierno se dirigen a inversores que buscan una inversión aún más conservadora y que desean limitar su exposición al crédito. Pero el objetivo de estos fondos sigue siendo elevar al máximo la renta dentro del espíritu de preservación del capital y liquidez diaria de los fondos monetarios tradicionales que invierten en papel comercial.


¿Se decantan por deuda a corto o a largo plazo y por qué?

Tanto el Euro Government Liquid Reserves Fund como el US$ Treasury Liquid Reserve Fund son vehículos de liquidez que se centran sólo en títulos del gobierno a corto plazo (menos de un año) y operaciones repo a un día. Actualmente, ambas carteras mantienen una elevada proporción de activos invertidos en operaciones de repo a un día tripartitas y sobrecolateralizadas. Esto es una decisión consciente para elevar la liquidez de la cartera y encarna nuestra estrategia defensiva ante la volatilidad de los mercados. Dependiendo de nuestra liquidez y nuestra visión sobre los tipos de interés, estudiaremos ampliar la diversificación de los títulos poseídos directamente en ambos fondos a medida que el mercado se vaya normalizado y nosotros estemos más cómodos con nuestra base de activos e inversores.


¿Cómo actúa Goldman Sachs?

Nos avala una larga trayectoria como gestores de liquidez y hemos ampliado nuestra gama de fondos monetarios tradicionales a comienzos de este año para dar cabido a estos fondos que invierten en títulos del gobierno (GS US Treasury Liquid Reserves Fund Fund y GS Euro Government Liquid Reserves Fund) en respuesta a la demanda de los clientes que buscan una inversión aún más conservadora y que desean limitar su exposición al crédito. El objetivo de estos fondos sigue siendo el mismo que nuestros fondos monetarios tradicionales, es decir, elevar al máximo la renta preservando el capital y con liquidez diaria.