Los mercados están infravalorando las consecuencias que puede tener la dimisión de Mario Monti. Incluso se habla de que la incertidumbre de Italia podría hacer que España pida el rescate.

De cara a largo plazo, se plantea la duda de si el gobierno que entre seguirá con los recortes iniciados por Monti. Aquí entre en juego Berlusconi que, de salir elegido, tomaría unas medidas muy populistas. Además, el principal candidato, perteneciente al Partido Demócrata, no conseguiría la mayoría absoluta, se tendría que aliar con otros partidos de izquierdas y la toma de decisiones sería bastante complicada por las diferentes visiones que tienen.
Creo que la estacionalidad alcista de final de año está eclipsando los problemas de fondo que nos va a seguir dando Italia.

Sobre la mesa de negociación del Ecofin hoy estará la ida de crear un fondo de garantía de depósitos a nivel europeo y el supervisor único bancario europeo que sería el BCE. El problema es que Alemania quiere que los bancos que comiencen a estar vigilados por el supervisor bancario único sean aquellos por encima de 50.000 millones, Chipre quiere que sea a partir de 30.000 y el BCE quiere poner un umbral de 40.000. Mientras que otros países, como Francia y España, quieren que sean todos los bancos. Precisamente, hemos comprobado que el riesgo sistémico no viene solo por las entidades grandes, pues en España ha venido por los pequeños y las cajas.
Alemania va a intentar posponer este supervisor todo lo que pueda, pues sería negativo para el país germano porque homogeneizaría a los bancos de los países fuertes con los de los débiles. Hasta julio de 2014 no veremos esto sobre la mesa y, además, creo que Alemania no pasará por el aro con respecto a la recapitalización bancaria europea.

La estrategia del gobierno español con respecto al rescate no está siendo buena, pues está dando por buenos niveles de prima de riesgo de 400 puntos básicos, mientras que no es un nivel para nada aceptable para financiarnos. Los intereses que estamos pagando por la deuda no son asumibles a medio plazo. Hay presupuestados 39.000 millones de euros para el pago de intereses, millones de euros tirados a la basura, no sirven de nada.
El rescate, en cambio, nos llevaría a que la prima de riesgo se redujera 200-250 pb y que los intereses de nuestra deuda se redujeran en proporción.
También existe el miedo a que si pedimos el rescate nos relajemos y dejemos de tomar medidas porque ya nos estamos financiando barato, pero no va a pasar, de hecho Europa no exigirá más medidas.
Alemania, no obstante, intentará que no pidamos el rescate o intentará demorarlo, como mínimo, hasta septiembre, ya que entonces tienen elecciones.

EEUU sigue por la labor de inyectar dinero y, como finaliza la Operación Twist, aunque sigamos con el QE3, parece que la Fed hará un nuevo QE por el que comprarán títulos de deuda por valor de 45.000 millones de dólares. Esto es imprimir dinero y, sin embargo, no se habla de rescate. Hablamos de rescate para España si el BCE nos comprara bonos y nos financiáramos más baratos, sin embargo, lo que está haciendo la Reserva Federal es lo mismo pero con dinero nuevo, con inyecciones de liquidez. Si se llama rescate a lo de España, se tiene que llamar rescate a lo de EEUU.

En las cuentas presentadas por Inditex hoy no hay nada de malo, sólo que ha habido una pequeña decepción y caídas porque ha cumplido con las expectativas y no las ha superado, como generalmente hace. No obstante, su crecimiento sigue siendo fuerte y apostamos por ella. Está teniendo un ligero recorte en la jornada de hoy que podríamos aprovechar para entrar. ¿Está cara? Sí, pero eso no quiere decir que no pueda seguir siendo más cara, pues no está apalancada y tiene una caja que le permite realizar operaciones para crear valor, como aumentar dividendo, recompra de acciones, etc.

Los 8.200 puntos del Ibex 35 no quedan muy lejos. Sería una subida natural que podría liderar cualquier valor. No obstante, de cara al próximo año los valores que creemos que no se van a comportar bien son las energéticas y renovables, mientras que creemos que lo harán bien los que ya han demostrado fortaleza, como Inditex, Grifols, Técnicas Reunidas y Día.
En cambio, sobre la banca mediana hay mucha incertidumbre, por eso no son valores que estemos recomendando. Tampoco recomendaríamos valores con muchísima volatilidad, como Sacyr.